•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La renta agraria extremeña –que mide el valor que genera la actividad agroganadera– creció el año pasado un 9,8% en un ejercicio bueno en términos generales pero muy negativo para el sector de la ganadería. Además, el 2007 pasará a la historia como el año en el que se aprobaron las OCM (Organización Común de Mercado) del vino y de frutas y hortalizas, mientras que en el 2008 se definirá el futuro del sector del tabaco, uno de los más importantes de Extremadura.

"El 2007 ha sido un año intenso". Así lo definía ayer el secretario regional de la organización agraria UPA-UCE, Ignacio Huertas, durante la presentación del resumen agrario que esta entidad realiza de forma anual. Y es que a pesar de la "terrible crisis" de la ganadería, lo cierto es que el resultado global no es negativo. La renta agraria extremeña ha crecido por segundo ejercicio consecutivo tras dos años de importantes pérdidas y alcanza ya los 1.513 millones de euros, informa El Periódico Extremadura.

A la hora de analizar la situación de cada cultivo, los datos aportados por UPA-UCE reflejan un buen año en la producción de cereal, arroz, maíz y aceite, mientras que han experimentado bajadas –en algunos casos compensadas por subidas de precios– los viñedos, los olivares de aceituna, el tabaco, el tomate y los frutales.

La parte más negativa, la situación "terrible" de la ganadería. Ignacio Huertas señaló que en los últimos meses han aumentado los costes de producción –la falta de lluvia ha obligado a aumentar la compra de piensos, que han subido de precio– mientras que los precios que reciben los productores no han aumentado en este periodo y se ha padecido la lengua azul.


Galería de imágenes