•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los pacientes ingresados en las unidades de corta estancia de los hospitales psiquiátricos de la región serán trasladados a nuevos centros, como son los de Mérida, Llerena y Don Benito. Esta es una de las medidas que se recogen en el II Plan de Salud Mental de Extremadura, que la Junta aprobó en septiembre, y que contempla la puesta en marcha de medidas para atender a las personas con "escasa conciencia de enfermedad", que actualmente se encuentran ingresadas en psiquiátricos, informa EL PERIÓDICO EXTREMADURA.

Una plan que además prevé la atención a "nuevas patologías" que han surgido en la sociedad actual, derivadas de la llegada de inmigrantes, el personal de penitenciaría, los afectados por catástrofes, las mujeres víctimas de la violencia de género, o sus agresores. También se recoge el tratamiento de la "patología dual", que es aquella que presenta la persona que padece un trastorno mental y que además es drogodependiente.

Se trata de un plan cuyas "principales apuestas" se centran en favorecer la atención, promoción y mejora de la imagen de las personas con enfermedad mental, así como el refuerzo de los profesionales y el incremento del número de equipos de salud mental, "en especial los destinados a la salud de los niños y los adolescentes", resalta la consejera de Sanidad y Dependencia, María Jesús Mejuto, quien presenta los detalles de este plan a los profesionales y representantes de los distintos colectivos e instituciones, en unas jornadas que se celebran hoy en Mérida y que cuentan con la asistencia de unas 150 personas.

La consejera detalla que este plan estará en vigor entre 2007 y 2012, y ya se han puesto en marcha las primeras medidas, como la apertura del equipo de salud mental infanto-juvenil de Plasencia, la unidad de trastornos de la conducta alimentaria en Cáceres, y la unidad de rehabilitación hospitalaria en Mérida. Avanza que en estos momentos están pendientes de inaugurar los pisos tutelados que están ubicados en Badajoz, y que se suman a los que ya funcionan en Mérida, Cáceres y Zafra. Unos pisos tutelados que estarán repartidos por toda la geografía extremeña, ya que según explicó el subdirector de Salud Mental, Miguel Simón, con esta "dispersión geográfica" se pretende "no sacar al paciente de su medio más inmediato". Además se cuenta con seis pisos de apoyo, cuya función es permitir el acceso a los centros de rehabilitación psicosocial que existen en seis cabeceras de comarca de la región.

Se prevé además la apertura de nuevas unidades, tanto para niños y adolescentes como de rehabilitación hospitalaria, así como de un hospital de día. En concreto, se trata de "la transformación de todos los hospitales psiquiátricos y su integración en la Junta de Extremadura".

Por lo demás, este Plan de Salud Mental incluye otros proyectos son la creación de cinco centros residenciales de rehabilitación y 80 camas en pisos supervisados, "para todos aquellos usuarios que están ubicados en los hospitales psiquiátricos pero que realmente no presentan enfermedades mentales, sino que son personas que podrían llevar una vida más o menos normal y se pueden ubicar en centros supervisados".


Galería de imágenes