•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El consejero de Fomento, José Luis Quintana, ha anunciado, en el marco de la primera reunión de la Mesa Sectorial de Vivienda y el Diálogo Social, la reforma del decreto 33/2006 del Plan de Vivienda de Extremadura, que incluirá modificaciones que se van a aplicar a partir del 1 de enero del próximo año 2008.

En el transcurso de la reunión, a la que han asistido representantes sindicales y del sector empresarial de la construcción, se ha propuesto suprimir la obligatoriedad de no haber adquirido una vivienda en propiedad para optar a cualquier tipología de vivienda protegida.

Anuncios

En este sentido, el consejero ha declarado que los interesados en comprar una vivienda protegida, "podrán optar a ella desde el mismo día en que vendan su anterior vivienda, porque así nos aseguramos de que la vivienda protegida que adquieran será su residencia habitual".

Anuncios

En relación con las viviendas de Protección Oficial del Régimen Especial y del Régimen General, Quintana anunció un incremento del 15% en los módulos, "para lograr que sea rentable edificarlas", dijo, a la vez que precisó que este aumento traerá consigo más ayudas autonómicas para familias con dos hijos, "que con la modificación del decreto pasarán a ser familias de especial protección". Además, el consejero indicó que las familias con un solo hijo "comenzarán a recibir también ayudas autonómicas".

Otra de las modificaciones que se han propuesto en la Mesa Sectorial afecta a la autopromoción de viviendas. Según explicó el consejero, se ha propuesto pasar de 2,5 a 3,5 el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) para poder optar a las subvenciones, que alcanzarán los 21.000 euros en lugar de los 15.000 actuales.

Rehabilitación de viviendas para mayores de 65 años
Por último, Quintana adelantó que se potenciará la rehabilitación para la adaptación de viviendas para mayores de 65 años, cuyos beneficiarios actuales pueden obtener una financiación de hasta el 75 por ciento del importe del presupuesto protegido, con un límite de 9.000 euros, siempre que el demandante no tenga unos ingresos superiores a 1,2 veces el IPREM.

"Sin embargo, con la modificación, subiremos el IPREM a 2 y se ampliará el límite hasta los 12.000 euros si el solicitante no pasa de 1,2 veces el IPREM y las obras de accesibilidad superan el 50% del presupuesto", concluyó el consejero.


Galería de imágenes