•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Virgen del Puerto bajará a la ciudad en el 2009. La cofradía de la patrona quería inicialmente que la bajada fuera el próximo año, pero dado que la talla debe pasar primero por un proceso de restauración y que esta iniciativa requiere un gran trabajo de organización, ha optado por retrasarla un año.

Así lo ha indicado el presidente de la cofradía, Cándido Cabrera, que ya cuenta con el visto bueno tanto del obispo de la diócesis como de los Siervos de María, que gestionan el santuario de la Virgen. "Bajará para que la puedan ver todos los placentinos cuando ya esté restaurada, pero no es posible en 2008 porque esto hay que organizarlo bien, con todas las parroquias –debido a los turnos que se organizan para bajar y subir en procesión a la patrona desde su ermita– y con tiempo, para que llegue a los corazones de la gente". Fue hace cinco años cuando los placentinos pudieron contemplar a la patrona fuera del santuario con motivo del aniversario de su coronación.

Otra novedad que también se retrasará hasta el 2009 es la fiesta de la patrona dirigida a los niños, que también podrán procesionar con la Virgen, pero con una réplica en miniatura, de unos 60 centímetros, que ya se ha encargado a un escultor de Valladolid, Mariano Nieto.

Según Cabrera, hasta que no esté restaurada la talla original no estará lista la pequeña "por si hay algún rasgo o color que haya que modificar" y también quieren tener tiempo para organizarlo como es debido.

De momento, la cofradía ya sabe lo que les costará esta réplica, unos 9.000 euros, ya con los mantos correspondientes y las andas para transportarla. Además, Cabrera recuerda que esta iniciativa surgió "porque la nieta del anterior presidente se quejó de que los niños no pudieran llevar a la Virgen".

Respecto a la restauración de la imagen original, desde la Junta le han informado de que podría iniciarse en enero, pero Cabrera desconoce si se cumplirá este plazo y si habrá culminado antes de la romería, dado que este año tendrá lugar el 30 de marzo por el adelanto en el calendario de la Semana Santa.