•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Central Nuclear de Almaraz (Cáceres) comunicó ayer al Consejo de Seguridad Nuclear, de acuerdo con el procedimiento reglamentario establecido, que ha sufrido una pérdida de agua de refrigeración en una de las piscinas de combustible en la Unidad II de sus instalaciones, que actualmente se encuentra en parada por recarga. Este organismo descarta que este incidente suponga riesgo alguno para los empleados o la población.

Según comunicó ayer el Consejo de Seguridad Nuclear, este incidente tuvo lugar ayer a las 13:00 horas y consistió en la pérdida de agua de refrigeración a los cambiadores de calor del sistema de refrigeración de la piscina de combustible de la Unidad II. Según señalaron desde la propia central, a las 19,50 horas se logró poner en servicio la bomba de reserva de refrigeración, que en el momento de la incidencia estaba fuera de servicio por labores de mantenimiento. "Durante ese tiempo se han detenido las operaciones de movimiento de combustible, manteniéndose la temperatura de la piscina muy por debajo de los límites fijados en las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento", apuntaron estas fuentes, tal y como publica El Periódico Extremadura.

De momento, según la información facilitada por el Consejo de Seguridad Nuclear, este suceso no ha supuesto ningún tipo de riesgo para los trabajadores, la población ni para el medio ambiente.

En estos momentos la Central Nuclear de Almaraz está llevando a cabo la recarga de combustible de su Unidad II. En estas labores trabajan unas 1.300 personas contratadas especialmente para este proceso y participan más de medio centenar de empresas.