•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente ha cedido a la Generalitat de Catalunya tres ejemplares de buitres negros (Aegypius monachus), para su reintroducción en la reserva de las sierras leridanas.

El acto de cesión de las aves ha tenido lugar en el Centro de Recuperación de Fauna y Educación Ambiental Los Hornos, ubicado en Sierra de Fuentes, hasta donde se han desplazado representantes del Departament de Medi Ambient i Habitatge de Cataluña, donde la Generalitat está llevando a cabo un proyecto de reintroducción en el prepirineo leridano en colaboración con la Fundacion Territori i Paisatge. Los tres ejemplares viajarán hasta la reservas de las sierras de Boumort i de Alinya, según informa El Periódico Extremadura.

Anuncios

Según ha manifestado el director general del Medio Natural, Guillermo Crespo, los animales son cedidos por la consejería con condicionantes: no ser cedidos o comercializados a ninguna persona física o entidad. "Si no se respetaran estas condiciones, los animales retornarían de inmediato a Extremadura, donde siempre habrá un lugar para ellos".

Anuncios

Además, los nuevos propietarios de los buitres que se ceden deberán mantenerlos en instalaciones dotadas con la suficiente amplitud y el debido enriquecimiento ambiental que les permita simular a su hábitat natural.

Por otra parte, la Generalitat se compromete a mantenerlos en las instalaciones el mínimo tiempo posible, que en todo caso será menor a tres meses desde la fecha de cesión. Posteriormente, los animales deberán contar con algún sistema que permita su seguimiento ulterior en la naturaleza, al menos durante los dos meses siguientes a su liberación.

El buitre negro es una especie clasificada como "sensible a la alteración de su hábitat" en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Extremadura y especie ‘casi amenazada' a nivel mundial.

"En Extremadura, sin embargo, existe una de las mejores reservas de Europa por no decir del mundo; por ello, estamos liderando actuaciones como a la que hoy asistimos y que van a permitir el crecimiento y mantenimiento de su población en otras regiones", según señala Crespo.

Los usos y aprovechamientos forestales incompatibles con la nidificación, la baja disponibilidad de alimento por destrucción de cadáveres de la cabaña ganadera o la destrucción de hábitats por incendios forestales, constituyen las principales amenazas para la especie.

No obstante, en las últimas décadas las poblaciones de buitre negro ha experimentado un notable crecimiento hasta contabilizarse en estos momentos más 850 parejas reproductoras en Extremadura.

Las principales áreas de cría de la especie en Extremadura se encuentran en la Sierra de San Pedro, donde se concentra la mayor colonia de la Península Ibérica, y una de las que alcanza densidades más altas.

El Centro de Recuperación de Fauna y Educación Ambiental Los Hornos ocupa una superficie de seis hectáreas. Los animales son cedidos a diversas oenegés o instituciones, y en el año 2006 se entregaron 76 especies, entre las que figuran el buitre negro, buitre leonado, lobo, cigüeña blanca y águila real, entre otras.

El director general del Medio Natural destaca también el carácter educativo del centro, donde el pasado año se atendieron a 1.450 animales, aquellos que por la naturaleza de sus lesiones no pueden ser devueltos al medio al que pertenecen y que se mantienen en el centro para que puedan ser visitados y que los escolares aprendan desde edades tempranas la riqueza faunística de la región. El año pasado alrededor de 4.200 personas pasaron por el centro.


Galería de imágenes