•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Centro de Atención de Urgencias y Emergencias 112 de Extremadura recibió en doce horas más de 2.400 llamadas por las tormentas registradas el pasado sábado en la región. De hecho, ante la previsión de fuertes lluvias y granizo en diversos puntos de la comunidad ese día, el 112 activó la alerta naranja (riesgo importante) que, de acuerdo con el nuevo parte del Instituto Nacional de Meteorología, fue anulada ayer.

Concretamente, entre el mediodía y las 23.59 horas del pasado sábado, el servicio de emergencias extremeño recibió 2.402 llamadas en relación con las lluvias, según informa un comunicado de la Junta. De ellas, 79 fueron urgencias de asistencia técnica consistentes en limpieza de lodos en viviendas y calzadas o tramos de carreteras inundados. En su mayoría, los problemas se registraron en la provincia de Badajoz. Asimismo, en ese periodo de tiempo, se atendieron un total de 16 accidentes de tráfico, 11 de los cuales se produjeron en la provincia de Badajoz y el resto en el territorio de Cáceres.

Tras estos incidentes, que en ningún caso ocasionaron daños personales aunque sí hubo pérdidas materiales en distintas localidades extremeñas –como Hinojosa del Valle, donde se inundaron 25 viviendas–, el Centro de Emergencias 112 desactivó ayer por la mañana la alerta por fenómenos meteorológicos adversos declarada el sábado, al no incluir el parte del Instituto Nacional de Meteorología en los próximos días ningún episodio de estas características en ninguna de las provincias de la región. De este modo, los servicios de emergencia de la región quedan en situación de normal funcionamiento.