•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Junta de Extremadura indicó que ha mantenido contactos con Repsol Butano con el fin de exigir el mantenimiento de los plazos de suministro, desde que tuvo conocimiento de las intenciones de la empresa de cerrar varias plantas de almacenamiento y envasado de Gases Licuados del Petróleo (G.L.P.), entre ellas la de Mérida.

El Ejecutivo extremeño recuerda que Repsol Butano proviene del antiguo monopolio de la distribución de G.L.P. Al abrirse el mercado de G.L.P. a nuevos competidores (Cepsa, BP, Galp, etc.) y con el desarrollo del gas natural canalizado, Repsol Butano, que tenía 36 plantas en España, ha cerrado 17, manteniendo abiertas 19 al día de hoy.

A pesar de esta reducción, su capacidad de almacenamiento y envasado está "sobredimensionada", indica la Junta, por lo que la empresa "viene negociando con los sindicatos a nivel nacional nuevos cierres, de forma pactada con los trabajadores afectados".

Ante esta situación, la Junta respeta el principio de libertad de empresa en un sector en el que existe competencia, y por tanto se ha marcado como prioridades "el mantenimiento de los plazos de suministro tanto a los consumidores de G.L.P. a granel, como a la red de distribuidores locales de G.L.P. envasados".

La Junta apoyará a los trabajadores de la planta de Mérida para que, en cualquier caso, el cierre, sea pactado con los sindicatos. Además, lamenta la pérdida de puestos de trabajo, pero asegura que está obligada a "asumir las decisiones de las empresas, siempre que se cumpla de manera estricta la Ley, como es el caso".

Ahora las demás empresas del sector de G.L.P. tendrán la oportunidad de ganar cuota de mercado, en el caso de que empeoren los plazos de entrega por parte de Repsol Butano aun manteniéndose dentro de los límites marcados.

En este contexto, añade el comunicado de la Junta, el hecho de que el promotor de un proyecto industrial extremeño que producirá G.L.P., en referencia a la Refinería de Tierra de Barros, pretenda introducirse en el mercado "no puede extrañar a nadie".

En cuanto a las reservas estratégicas de G.L.P., indica el gobierno extremeño que "nadie que conozca mínimamente la planificación energética puede defender la existencia de reservas por comunidades autónomas".

En materia de promoción empresarial e industrial, la política de la Junta de Extremadura se fundamenta en "mejorar las condiciones para que invertir en Extremadura resulte atractivo, cómodo y ágil para los empresarios, facilitando ayudas directas a la inversión y a la creación de puestos de trabajo incrementando el suelo industrial disponible y las infraestructuras de transporte y energéticas, y reduciendo los plazos de las autorizaciones administrativas".

En el caso de las infraestructuras gasistas, en los últimos años se ha producido "un gran desarrollo de la red de gasoductos y de almacenamiento de gas natural y en los próximos años está planificado que continúen creciendo, de forma que cualquier industria que necesite gas para su proceso productivo, sabe que lo tiene a su disposición".