•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Uno de los fallecidos es Domingo Cordero, casado, padre de dos hijas, y vecino de Navalmoral de la Mata, aunque buena parte de su familia reside en Talayuela. Se trataba de un hombre muy conocido en Navalmoral, ya que era propietario del restaurante Look, especializado en comida italiana y ubicado en la calle Puerto Carrales. El otro fallecido, cuya identidad no ha trascendido, se había desplazado desde Cataluña con la intención de poner a punto su autogiro, según explicó un compañero.

El suceso se originó hacia las 21.00 horas en las proximidades del campo de vuelo "El Polvorín", utilizado como pista de despegue y aterrizaje por los aficionados a los ultraligeros. El lugar en el que se produjo el accidente se encuentra a unos 1.000 metros de distancia del cementerio municipal en dirección Talayuela por el conocido camino de Los Palos.

Los dos fallecidos habían subido al aparato por la tarde con la intención de probarlo en vuelo. Un compañero de las víctimas aseguró que el aficionado desplazado desde Cataluña pretendía que su colega de Navalmoral revisara su ultraligero, mientras que otras fuentes apuntaron la posibilidad de que se hubiese iniciado un trato de compra-venta entre ambos. Al parecer, el accidente se originó con el aparato del hombre que se había desplazado, y no con el de Domingo Cordero.

Anuncios
Anuncios

Por motivos que se desconocen, cuando los dos ocupantes realizaban una maniobra, el autogiro se precipitó contra el suelo, provocó un fuerte impacto y comenzó a arder. Las víctimas quedaron carbonizadas dentro del aparato en medio de un gran amasijo de chatarra, según confirmaron los bomberos de Navalmoral de la Mata, que emplearon más de dos horas en la excarcelación de los cuerpos y la extinción del fuego que se originó en las inmediaciones.

Cuando se originó el suceso la visibilidad aún era buena y las condiciones de vuelo también. Un compañero de los fallecidos explicó que el aparato es un autogiro que no despega en vertical, sino en pista, y cuyas hélices giran por inercia. Según este profesional, que vuela desde hace varios años, "se trata de un aparato muy seguro que planea aunque se pare el motor". Los expertos barajaban anoche la posibilidad de que el aparato hubiese perdido estabilidad durante el vuelo como consecuencia de un fallo técnico, provocando un impacto en el momento de intentar tomar tierra para aterrizar.

El juez de guardia se personó en el lugar del siniestro hacia las 22.15 horas y procedió al levantamiento de los cadáveres hacia las 23.00 horas. Al lugar del suceso se desplazaron tres camiones de los bomberos de Navalmoral de la Mata, dos ambulancias del 112 y Cruz Roja, y efectivos de la Policía Local y Guardia Civil de Navalmoral de la Mata, que montaron un dispositivo de seguridad y acordonaron la zona impidiendo el acceso, incluso a los periodistas. También estuvieron presentes el alcalde de Navalmoral de la Mata, Rafael Mateos, y los tenientes de alcalde José Demófilo Pascual y Jorge González Ibarzo. El alcalde lamentó el suceso y se sumó al sentimiento de dolor de los familiares de los fallecidos en nombre de toda la corporación municipal de Navalmoral.

Los dos fallecidos volaban desde hace años y tenían una gran experiencia. El accidente fue presenciado por varios compañeros que se encontraban en las inmediaciones del campo de vuelo, que pronto se vio repleto de numerosos vecinos de Navalmoral. Pese al fuerte impacto, los cadáveres de los fallecidos quedaron en el interior del aparato, que provocó un incendio que obligó a los bomberos a refrescar el perímetro de la zona hasta la media noche. Hoy está previsto que se practique la autopsia a los cadáveres y que los técnicos emitan los informes sobre las posibles causas del suceso.


Galería de imágenes