Coria se prepara para revivir una de sus tradiciones más queridas con la celebración del Día de la Rosca el próximo lunes 8 de abril. Organizado por el Ayuntamiento de Coria a través de su departamento de turismo, este evento busca recuperar y mantener viva una costumbre arraigada en la cultura local.

El origen de esta festividad se remonta a las roscas de «barullo», un dulce artesanal bañado en merengue y decorado con confites que tradicionalmente las madrinas regalaban a sus ahijados durante la procesión de la Cofradía de la Santa y Vera Cruz. Una vez terminada la procesión, familiares y amigos se reunían para disfrutar de este delicioso manjar, convirtiendo el día en una ocasión especial y memorable.

Conscientes de la importancia de preservar estas tradiciones, el Ayuntamiento de Coria estableció el «Día de la Rosca» el año pasado, con el objetivo de adaptar esta celebración a los tiempos modernos y hacerla accesible a toda la familia. Este año, la festividad incluirá actividades especialmente diseñadas para los más pequeños, que se llevarán a cabo en el «antiguo camping» de La Isla, un entorno idílico que permite disfrutar de la naturaleza sin alejarse demasiado de la ciudad.

Desde las 17 hasta las 19 horas, los niños podrán participar en juegos populares y cooperativos dirigidos por monitores especializados en actividades al aire libre. Esta jornada no solo busca entretener a los más pequeños, sino también recordar nuestras raíces y promover el contacto con la naturaleza, algo fundamental en un mundo cada vez más urbanizado.

Desde el Ayuntamiento de Coria, invitan a todos los niños a unirse a esta celebración y seguir disfrutando de las tradiciones en compañía de familiares y amigos. Incluso, animan a salir al campo para compartir una merienda con la rosca.

En la foto, día de la rosca en Coria.