El cura de Don Benito y su pareja, detenidos el lunes dentro de una operación llevada a cabo en esta localidad contra el tráfico de sustancias estupefacientes, recibían la droga por paquetería procedente de varios países de la Unión Europea, según ha confirmado hoy la Guardia Civil.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Don Benito decretó ayer prisión provisional comunicada y sin fianza para la pareja sentimental del sacerdote después de recabar pruebas suficientes tras el registro de una vivienda en la que se han intervenido más de dos kilos de mefedrona. En contra de lo que han asegurado algunos medios, no consta que se haya realizado ningún registro ni en la sacristía ni en ninguna otra dependencia de la Iglesia en la que el párroco oficiaba misa.

Además de la droga se han intervenido básculas de precisión, numerosos comprimidos de sildenafilo -utilizado para la disfunción eréctil- y 3.370 euros supuestamente procedentes de la venta de la droga.

Sin tener sospechas de que estaban siendo investigados, los detenidos continuaban con el mismo modus operandi y dado que la droga procedía de países europeos y que la mensajería podía tardar varios días, en la jornada de ayer los agentes también interceptaron otros dos paquetes dirigidos a los detenidos que contenían 30 gramos de la misma sustancia estupefaciente.

La detención ha despertado una fuerte expectación en todo el territorio nacional después de que trascendiera la detención de ambos varones tras la autorización, por parte del Juzgado, de la entrada y registro en una vivienda de la localidad de Don Benito en la que habita de forma oficial el párroco.

La Guardia Civil ha confirmado que los dos hombres recibían las sustancias estupefacientes por mensajería, procedente de otros países de la Unión Europea, y posteriormente se encargaban de su distribución a distintos puntos de la geografía española.

La operación, que ha sido denominada con el nombre de “Botafumeiro”, concluyó ayer con la detención de estos dos vecinos de la localidad pacense de Don Benito, a los que se les acusa como presuntos autores de un delito contra la salud pública al traficar con drogas.

Los agentes que han participado en la operación llevaban cinco meses investigando a los detenidos. El equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas de la Guardia Civil de Badajoz (EDOA) inició las pesquisas cuando detectó que dos vecinos dombenitenses se estarían dedicando a traficar con drogas desde su propio domicilio.

Tras realizar los pedidos al extranjero y recibir la sustancia por paquetería, se encargaban de su distribución y venta fraccionándola en pequeñas cantidades que a su vez enviaban a terceros a distintos puntos de la geografía nacional. La mayor parte de la droga era para la venta directa a los consumidores de la comarca, que acudían a las inmediaciones del domicilio para comprarla. Para ello, los consumidores acordaban previamente un encuentro con los detenidos adoptando diversas medidas de seguridad.

Finalmente, durante la mañana del lunes, una veintena de agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) llevó a cabo el registro de la vivienda del sacerdote, en la que se intervenieron unos 2.100 gramos de mefedrona, también conocida como ortomefedrona, un estimulante recreativo de diseño similar a la metanfetamina o MDMA, más comúnmente conocida como éxtasis, de la que se podría obtener en el mercado ilícito unas 8.400 dosis.

La operación se llevó a cabo de forma coordinada con el Juzgado de Instrucción número 2 de Don Benito, que decretó el ingreso en prisión de la pareja del párroco y la libertad con cargos del sacerdote. La Guardia Civil ha informado que a pesar de las detenciones, la investigación continúa abierta.

NOTICIA RELACIONADA

Prisión para la pareja del sacerdote detenido en Don Benito por traficar con viagra