Desde el comité provincial de Renfe en Badajoz han denunciado la agresión sufrida por un compañero mientras realizaba su trabajo como interventor en el intercity Madrid-Badajoz, por un viajero que no llevaba billete. Unos hechos que ocurrieron este mismo fin de semana, concretamente el sábado 19.

Como ha informado Renfe,  un policía fuera de servicio intervino tras la agresión de un viajero sin billete al interventor, obligando al primero a desalojar el tren en la estación de Torrijos. En una nota de prensa, la compañía ha indicado que esta agresión es un hecho «totalmente aislado que no forma parte del desarrollo habitual» del servicio en Extremadura.

Dicen que «lamentablemente no es un hecho aislado, ni afecta únicamente al personal extremeño, es la última de una serie de agresiones, amenazas, insultos, desprecios y otros improperios que las trabajadoras y trabajadores del ferrocarril reciben durante el desempeño de sus funciones».

Anuncios
Anuncios

Añaden además, que factores de circulación, maquinistas, personal de taquillas y, en particular, interventores de trenes y vigilantes de seguridad, son las personas que «están sometidos de forma alarmante» en su puesto de trabajo a una creciente agresividad por parte de algunos usuarios.

Desde los comités de empresa aseguran que llevan denunciando, en los últimos años que «la falta de personal en los trenes y estaciones incrementaría el número de viajeras y viajeros sin billete o título de transporte y, con ello, el tránsito de personas sin control alguno por las estaciones y los trenes. Esta situación acabaría, como así ha sido y advertimos, repetidas veces, con un aumento de las incidencias, actos vandálicos, hurtos, amenazas y agresiones».

Es por eso que piden que «el personal comercial de trenes debe volver a tener, como en su día fue, la consideración de agentes de la autoridad en el ejercicio de sus funciones, ya que ni la Dirección de las empresas del Grupo Renfe y Adif ni las Instituciones intentan poner control a estos actos, cada vez más frecuentes y violentos y que un día tendrán consecuencias de una gravedad que todos lamentaremos».

Por último, han destacado en nota de prensa que los ferroviarios no están dispuestos a que ningún otro compañero sea insultado, amenazado o agredido por realizar su trabajo, ni se ponga tampoco en peligro a las usuarias y los usuarios del tren.