El Ayuntamiento de Mérida y el Arzobispado de Mérida-Badajoz firmarán antes del final de este año 2022 el convenio que regulará la permuta de los terrenos entre ambas partes para adecuar el entorno de la Basílica de Santa Eulalia.

La portavoz municipal, Carmen Yáñez, ha asegurado que esta propuesta ha sido aprobada en la Junta de Gobierno Local, y sobre sus condiciones.

En este sentido, la edil ha destacado que el objetivo es poner en valor ese entorno monumental que experimentará una destacada «transformación», gracias a, entre otros elementos, la creación de una gran plaza pública en el atrio.

Anuncios
Anuncios

Carmen Yáñez ha indicado que el consistorio quiere que la obra, que tendría un periodo de ejecución de en torno a cuatro meses, se licite a comienzos del año 2023, con el objetivo de que esté finalizada para el 11 de diciembre, momento en el que se iniciará el Año Jubilar Eulaliense.

De esta forma, como ha detallado Yáñez, en base al convenio se recoge que el Arzobispado de Mérida-Badajoz va a permutar al consistorio emeritense un total de 1.900 metros cuadrados no edificables y que, en un futuro, formarán parte del trazado urbano y del perímetro que se quiere dejar libre para visitar el templo.

En concreto, estos terrenos corresponden al atrio, al acceso principal a la basílica y la plaza que en estos momentos está vallada y colinda con la Avenida de Extremadura, que en total hacen 1.225 metros cuadrados, a los que habría que sumar otros 725 metros cuadros de un espacio que rodea el ábside de la basílica.

Por su parte, el Ayuntamiento de Mérida permutará al arzobispado 750 metros cuadrados de una nave ya edificada, 104 metros cuadrados de un edificio de oficinas también edificado en dos plantas y 750 metros cuadrados de terreno libre edificable, lo que hace un total de 1.204 metros cuadrados.

La diferencia de metros entre los que ofrece el consistorio emeritense, que es inferior a la cantidad ofrecida por el Arzobispado de Mérida-Badajoz, corresponde, según Yáñez, a que el terreno que se entrega a la Iglesia es edificable y contiene naves edificadas, características que aportan un valor superior.

En su intervención, Carmen Yáñez ha informado de que el pasado 11 de mayo el consistorio emeritense adquirió los terrenos de la empresa Maderas Moreno para permutarlos por los del atrio de la basílica.

De esta forma, se compraron casi 2.500 metros cuadrados por un valor de 749.800 euros, a estos terrenos se accede tanto por la parte derecha de la basílica como por la calle Carderos, 16. La adquisición de estos terrenos fue posible gracias al remanente de tesorería del ejercicio de 2021.

El destino que se le dará a partir de ahora a los terrenos adquiridos por el ayuntamiento y que formen parte de la permuta será de uso dotacional y, en concreto, a la creación de espacios libres que permitan la puesta en valor de la totalidad de terrenos perimetrales a la Basílica de Santa Eulalia.

Por otro lado, la portavoz del equipo de gobierno, se ha referido también al Convento de las Freylas, construcción vecina a la Basílica de Santa Eulalia, y que se convertirá en sede del Instituto de Arqueología del CSIC.

En este sentido, la portavoz del equipo de gobierno ha informado de que ya han finalizado la demolición y las excavaciones y el Ministerio de Ciencia cuenta con un proyecto realizado por el arquitecto emeritense Rubén Cabecera.

«Ya se está tramitando la licitación de esta rehabilitación por 3 millones de euros y en futuro muy próximo vamos a ver la gran transformación que va a tener esta zona», ha añadido.