Pocos saben a ciencia cierta qué sucedió en la Finca de Malladas aquel 15 de julio de 1915, un crimen macabro del que era impensable que se llegara a hablar en un programa de televisión, algo que ha logrado el profesor y escritor extremeño Luis Roso.

Iker Jiménez, y su espacio «Cuarto Milenio», que emite cada noche de domingo la cadena Cuatro, ha abierto las puertas de su espacio al «abismo» que sintió Roso al investigar qué ocurrió en  Malladas, en Moraleja, aquella noche de San Buenaventura.

Un hombre, dos niñas y dos mujeres, una de ellas embarazada, fueron masacrados a hachazos en una finca de la localidad, y como consecuencia cinco campesinos de la zona fueron condenados a cadena perpetua tras un oscuro proceso judicial con el que las autoridades buscaban ocultar la verdad de lo sucedido. El principal abogado defensor Manuel Telo, envió un informe al escritor Miguel de Unamuno y puso en peligro su carrera por su fuerte defensa de los campesinos acusados.

Anuncios
Anuncios

Luis Roso  ha  abierto «una puerta al abismo» al encontrarse con una segunda línea de investigación con otro campesino, Juan Callejo, como protagonista. Fue incluso el criado Manuel, uno de los heridos en el crimen de Malladas, quien identificó en su lecho de muerte a Callejo como uno de los asaltantes, pero la acusación particular pidió su liberación para que no resultara salpicado.

La trama avanza, como explicó Luis Roso en «Cuarto Milenio» y nueve años después, el protagonista de la segunda línea de investigación fue detenido por el intento de rapto de una niña de 10 años y un niño de 3 en un pueblo de Salamanca. Además, se le vinculó con otro crimen, el de la calle Hilarión Eslava de Madrid, en el que tres niñas desaparecieron y fueron encontradas cuatro años después.

Luis Roso, Iker Jiménez y Paco Pérez, hablaron en el programa de televisión habló si tapujos y Roso planteó la hipótesis de que, detrás del truculento crimen de Malladas, hubiese una trama de abusos a menores en la que estaba implicado alguien del entorno del conde de Malladas.

Roso durante su intervención en el espacio de Iker Jiménez.

La condena a estos cinco campesinos fue el inicio de una serie de campañas en los periódicos de la época protagonizadas por los abogados defensores, convencidos de la inocencia de sus defendidos y de que se había cometido un gravísimo error judicial. E incluso de que todo aquello podía ser parte de una trama mucho más perversa y atroz que el propio crimen.

Numerosos testigos afirmaron que los cinco campesinos no habían salido de Morasverdes, en la provincia de Salamanca, y que no podían haber ido y venido en sólo unas horas hasta Moraleja en aquellos años.

Paco Pérez colaborador de Cuarto Milenio», este domingo en el espacio emitido por Cuatro hablando del crimen de Malladas.

La primera edición de la novela del autor extremeño fue publicada el 10 de octubre y en ella narra uno de los crímenes más truculentos y misteriosos de la historia del siglo XX en España. Una historia que aconteció en 1915 en la localidad natal del escritor, Moraleja. En poco menos de un mes, a principios de noviembre, la segunda edición se ha lanzado a las librerías debido al éxito obtenido en la primera.

En el programa de televisión Iker Jiménez no dudó en decir que el de Malladas es otro de los crímenes de Cuenca que se han cometido en España, en clara alusión a la inocencia de los cinco campesinos que fueron condenados.  «El móvil sexual, además, fue expuesto por el abogado defensor Manuel Telo cuando habló del crimen durante su proceso por haber pertenecido a la masonería», explicó Luis Roso.

Jiménez, en el programa de este domingo.

El autor Luis Roso (Moraleja, Cáceres, 1988) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca y en Filología Inglesa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Su primera novela, Aguacero, fue elogiada por la crítica y galardonada con el premio Tuber Melanosporum en el festival Morella Negra a la mejor novela negra novel del año 2016. A esta le siguieron Primavera cruel, publicada en 2018, Durante la nevada, ganadora del Premio de Narrativa Ciutat de Vila-real (Alrevés 2020) y Todos los demonios (Alrevés 2021). También, es comisario del festival de novela Gata Negra, que se celebra cada verano en la Sierra de Gata.