El catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Extremadura, y doctor en Historia por la Universidad de Oviedo, Enrique Moradiellos García, ha tomado posesión en Mérida como miembro de la Academia Europea e Iberoamericana de Yuste, ocupará el sillón Heródoto de Halicarnaso considerado el padre de la Historia.

Fue el expresidente Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien propuso el nombramiento de Moradiellos. Cabe destacar que el discurso de ingreso del nuevo académico lleva por título «Una mirada histórica desde Yuste sobre Europa» y en el mismo, tras expresar agradecimiento y orgullo por su nombramiento, ha reflexionado sobre la influencia de Europa en relación a su situación geopolítica y la de los centros de poder a lo largo de la historia.

Así, se ha referido a la época clásica de Grecia y Roma; en el Atlántico, en los años del descubrimiento y conquista de América y en época más moderna con la hegemonía de los Estados Unidos y el importante papel de la Unión Europea; hasta el actual dominio de los países ribereños de Pacífico con la consiguiente pérdida de la influencia geoestratégica de Europa.

Anuncios
Anuncios

En este contexto actual, el profesor Enrique Moradiellos ha hecho hincapié en la necesidad de mantener y consolidar la unión entre los países europeos, entendiendo que hay problemas y que se está dando una vuelta a los nacionalismos reaccionarios frente a lo que existe una solución, mejorar la UE, porque si fuera sustituida por un nuevo modelo, si se impusiera la fragmentación territorial se abriría la puerta a la autodestrucción y nos debilitaría frente a nuevas potencias.

En este sentido también se ha referido el nuevo académico a lo que se ha dado en llamar «politización del malestar» por lo actual situación económica, problema que no se resuelve con viejas retóricas xenófobas y totalitarias y frente al que los estados europeos no tienen capacidad de combatir si luchan cada uno por su lado, según ha explicado .

Enrique Moradiellos se ha comprometido a seguir colaborando con la Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste en el deber histórico de luchar por la necesidad vital de la solidaridad europea y americana «porque nos puede ir la vida en ello».

Juan Carlos Rodríguez Ibarra en respuesta al discurso del profesor Moradiellos ha hablado del interés inicial de la Fundación por dar un contenido más allá de lo meramente económico a la UE, por lo que se concibió como una entidad de carácter intelectual, cultural, en defensa de los derechos humanos, las libertades y la democracia y en el que «la guinda» eran los Premios Carlos V, una llamada de atención para colocar a Extremadura y a la Fundación en el mapa y que ahora han alcanzado un papel protagónico, por lo que ha abogado por volver a los orígenes.