El Instituto Arqueológico de Mérida (IAM) ha concluido el proyecto de I+D+i (Investigación, Desarrollo e innovación) sobre el yacimiento tartésico de Casas de Turuñuelo con una campaña de excavación que revela la importancia del enclave, su riqueza arquitectónica y la necesidad de mantener una continuidad en los trabajos.

En la actualidad, la dimensión del yacimiento y su enorme potencial han requerido la concesión de una subvención directa de la Junta de Extremadura al Consejo Superior de Investigaciones Científicas para darle continuidad a la investigación del yacimiento tartésico de Casas del Turuñuelo realizada por el IAM, al ser considerado como «el mayor hallazgo arqueológico del último decenio en España y uno de los más importantes del Mediterráneo». Esta nueva concesión directa cuenta con una inversión de 166.518 euros, cofinanciada en un 80% por el Programa Operativo del FEDER 2014-2020 de Extremadura, para la realización de una actividad subvencionable hasta 2023 que va a permitir desarrollar los trabajos de estudio, restauración y conservación en el laboratorio de los restos extraídos.

Este proyecto de investigación, con el nombre «Estudio de la hecatombe animal del yacimiento de Casas del Turuñuelo. La gestión de la cabaña ganadera y sus implicaciones socioeconómicas y rituales en época tartésica», ha finalizado aportando datos reveladores que determinan la categoría del yacimiento como un asentamiento único en el valle medio del Guadiana en la fase final de la cronología tartésica (siglo V a.C.).

Anuncios
Anuncios

Este yacimiento se localiza en el término municipal de Guareña, cerca de Yelbes, próximo a la necrópolis tartésica de Medellín. Los trabajos de excavación realizados han permitido catalogar esta nueva construcción en el conjunto de un total de 13 edificios situados bajo túmulos en la confluencia del río Guadiana con alguno de sus principales afluentes.

Esta investigación, dirigida por Sebastián Celestino y Esther Rodríguez, arqueólogos del IAM-CSIC (Instituto de Arqueología de Mérida del Consejo Superior de Investigaciones Científicas), ha permitido exhumar parte de un edificio de dos plantas, compuesto por un vestíbulo que da paso a varias estancias y un patio al que se accede por una escalinata monumental.

Sobre el pavimento del patio se han registrado más de 50 animales sacrificados entre los que destacan especialmente los équidos. Se trata de un caso único tanto por las características deposicionales como por el tamaño y variedad de la muestra faunística. El marcado carácter estructurado de los depósitos animales indica un alto componente de actividad ceremonial que se interpreta como la primera evidencia de una hecatombe en el Mediterráneo.

El volumen de équidos localizados y la variabilidad observada indican una cabaña equina probablemente mixta, que pudo estar compuesta por caballos, burros o asnos y sus híbridos. Esto remite a una gestión ganadera especializada y eficiente que pudo estar orientada al transporte de mercancías, probablemente relacionado con el abastecimiento y/o su distribución.

Los hallazgos encontrados en el yacimiento del Turuñuelo no solo han tenido una proyección científica internacional, sino que su divulgación ha adquirido una extraordinaria dimensión social por su difusión a través de redes sociales, con información disponible permanentemente actualizada, a través de la web https://construyendotarteso.com; en twitter, Construyendo [email protected]; o en Facebook, tartesoencomunidad.blogspot.com, como plataforma de difusión y socialización.