El Ayuntamiento de Cáceres, a través de la contrata de limpieza y gestión de residuos, Conyser, desarrolla labores de gestión de plagas urbanas en el alcantarillado y las vías públicas de la ciudad durante todo el año, siguiendo criterios de mantenimiento predictivo y correctivo.

El concejal de Fomento, Infraestructuras, Servicios Públicos, Recursos Humanos y Deportes, Andrés Licerán, ha explicado que “el equipo de gestión de plagas, que centra su trabajo durante todo el año en las 3D, desinfección, desinsectación y desratización, divide sus labores para el control de exceso de roedores en un ciclo de 4 fases: planificación, actuación, detección y atención”.

Las actuaciones preventivas, ha detallado, “se basan en una fuerte campaña de choque cuatro veces al año coincidiendo con cada estación en todos los barrios cacereños. La campaña es especialmente más intensa con la llegada de los meses de primavera y otoño por razones del ciclo biológico de los roedores”.

Anuncios
Anuncios

Las campañas de actuación se dividen en fases de ataque y recebo. En esta última, los aplicadores inspeccionan los cebos colocados reponiéndolos en caso de que haya habido consumo por parte de los roedores, detectando así las posibles áreas críticas.

No obstante, ha añadido, “el equipo de gestión de plagas trabaja durante el resto del año en labores, tanto de mantenimiento, como correctivas de actuación inmediata tan pronto como se detecte la no deseada presencia de los roedores, ya sea a través de nuestras inspecciones programadas o mediante avisos de los vecinos”.

“La coordinación de este equipo con los peones de limpieza viaria y la ciudadanía, con su colaboración, ya sea nivel particular, como a nivel de administradores de fincas”, ha incidido, “son fundamentales a la hora de evitar o, al menos, minimizar, los posibles repuntes estacionales con mayor e inevitable presencia de insectos y roedores”.

En cuanto a las inspecciones programadas del equipo de gestión de plagas, normalmente, se realizan por las mañanas para actuar rotando por cada barrio con una periodicidad antes mencionada, mientras que los avisos suelen realizarse por las tardes.

“Todo ello encaminado a mantener en el mejor estado las alcantarillas y vías públicas y evitar que proliferen estos animales que pueden causar graves perjuicios a la ciudadanía, cuya colaboración es vital avisando de su presencia para que se pueda actuar rápidamente”, ha aseverado el concejal, Andrés Licerán.