La exposición ‘Mirar Las Hurdes. El viaje de Alfonso XIII a través de la cámara de Campúa’, podrá verse en el Palacio Toledo-Moctuzuma, sede del Archivo Histórico Provincial de Cáceres, hasta el próximo 15 de octubre.

La muestra, inaugurada el pasado 23 de junio tenía previsto haber finalizado su período expositivo el pasado 18 de septiembre, si bien el éxito y la buena acogida que ha tenido, ha provocado esta prórroga. Además, para este nuevo tramo expositivo, se ha incorporado, además, una interesante publicación que documenta y complementa la exposición y que está a disposición del público que visite las salas del Archivo hasta su clausura.

La exposición comisariada por Cristina Ruiz Fernández recoge las fotografías realizadas por José Demaría Vázquez ‘Campúa’ durante el viaje del rey a la comarca hurdana, casi todas ellas pertenecientes al archivo familiar y a las que se unen algunas otras cedidas por la Fundación Ortega y Gasset – Gregorio Marañón de Madrid, ofrecen la perspectiva del fotógrafo, del que está detrás de la cámara, del cómo se retrata más de lo que en sí se retrata.

Anuncios
Anuncios

Muchas de las fotografías muestran además momentos vividos por la comitiva real y ciertos detalles curiosos y desconocidos para el público en general. Se completa la muestra con material de hemeroteca y objetos procedentes del legado del fotógrafo que gestiona su familia. Asimismo, la Filmoteca de Extremadura cedió una digitalización de alta calidad del vídeo documental original que Armando Pou realizó en 1922 de ese viaje del rey titulado ‘Las Hurdes, país de leyenda. El viaje de S.M. el Rey Don Alfonso XIII’, que se proyecta en una de las salas del Archivo. La digitalización, realizada en 2015 a partir de los materiales fotoquímicos originales, completa y muda, es de gran interés en el relato documental de la exposición, pues añade información y detalles sobre la visita, sobre cómo se vivió ese hecho y no menos importante, la forma en la que esa información se transmitía al resto del país.

Mucho se ha escrito sobre el viaje del rey Alfonso XIII a Las Hurdes. Mucho acerca de lo que su visita a esta comarca olvidada del norte de la provincia de Cáceres supuso para sus gentes, castigadas por la dureza de las tierras y asediadas por la enfermedad, alejadas de todo y de todos. Por primera vez, con la imagen como testimonio irrefutable, se exponía a la opinión pública una situación real que de otro modo hubiera sido difícilmente creíble. Un estado lamentable y vergonzante, tratándose de principios del siglo XX. Una realidad incómoda que por justicia social había que remediar. En este sentido, la presencia de Gregorio Marañón junto al monarca, fue clave para la adopción en un primer momento de medidas que acabaran con la situación de insalubridad y mejoraran la alimentación; orígenes inequívocos de las enfermedades y de la mayor parte de los males que aquejaban a la población hurdana.

CAMPÚA’

José Demaría Vázquez ‘Campúa’, (Madrid, 1900-1975) continuador de la saga de fotoperiodistas iniciada por su padre, fotógrafo oficial del rey Alfonso XIII, y del que tomó el mismo nombre artístico, se estrenó como reportero con su trabajo en Las Hurdes, realizando algunas de las fotografías más representativas de su trayectoria profesional. Sus imágenes se publicaron en revistas como Nuevo Mundo, Mundo Gráfico o La Esfera y se convirtieron en un revulsivo para la opinión pública española, al tomar conciencia de la enorme pobreza que se vivía en aquella región del país.

Se inicia entonces la carrera de un trabajador de la fotografía que se adapta con éxito a las circunstancias del momento, que experimenta y se mantiene al tanto de las novedades fotográficas. Su vocación periodística y de reportero gráfico le acompañó prácticamente toda su vida. Con ello compaginó el trabajo independiente en su estudio y su labor de fotógrafo al servicio del dictador Franco. Fue esta última circunstancia la que le hizo caer en el olvido una vez iniciada la democracia. Esta exposición constituye una oportunidad de acabar con tales prejuicios y valorar parte de la obra de un fotógrafo que durante cincuenta años buscó crear un lenguaje propio, captando con maestría la expresión individual de todo aquel que posaba o pasaba ante su cámara, tanto en el estudio como en la calle. Respetuoso y a la vez cercano, sus personajes son retratados con dignidad al margen de su condición social. Por supuesto, también aquí en la comarca de Las Hurdes.

Esta muestra surge tras el ofrecimiento de Cristina Ruiz Fernández, biznieta del único fotógrafo que acompañó al rey Alfonso XIII a la comarca de Las Hurdes en junio de 1922, planteó a la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes la posibilidad de hacer una exposición con las fotografías del archivo familiar, lo que permitía repasar desde otra perspectiva estas páginas parte de la historia reciente de Extremadura, coincidiendo, además, con el aniversario de la célebre visita.

El generoso ofrecimiento de la familia de José Demaría Vázquez permite, por un lado, redescubrir la obra de unos de los fotógrafos más destacados del siglo XX, y por otro, ofrecer una visión diferente a la del relato oficial de aquel viaje del monarca y de todo lo que supuso para esa comarca extremeña tan castigada en aquellos momentos.