Agentes de la Guardia Civil y de la Guardia Nacional Republicana de Portugal mantienen el control de las zonas fronterizas realizando controles rutinarios como el que se ha activado esta jornada en el término de Moraleja, localidad cacereña ubicada a unos 29 kilómetros de la frontera lusa de Monfortinho.

Vehículo de la GNR en el dispositivo desplegado en Moraleja.

El control se ha instalado en una antigua estación de servicio ubicada a la salida de Moraleja, dirección Coria, una vía muy transitada y que conecta la zona fronteriza con la autovía Ex-A1 que vertebra el norte de la provincia de Cáceres.

Anuncios
Anuncios

Agentes en el control desplegado en Moraleja.

La colaboración entras las fuerzas de seguridad de ambos países permite mejorar el intercambio de información y apoyar la labor de investigación y control. Este tipo de operaciones, que también se desarrollan en Portugal con participación de la Guardia Civil española, permiten mejorar  las técnicas, procedimientos y la interoperabilidad entre ambas unidades.

De este modo, este tipo de controles lo realizan de forma periódica y rutinaria por parte de la Guardia Civil y la GNR.  La actuación es una forma de estrechar su colaboración para asegurar las zonas fronterizas. Los agentes pueden controlar el tráfico de sustancias estupefacientes, documentación de los vehículos o consumo de drogas y alcohol por parte de los conductores.

Son 4 agentes de la GNR y otros 6 de la Guardia Civil española, que van armados, y varios vehículos de ambos cuerpos los que realizan su labor de control esta jornada en Moraleja, en el norte de Cáceres.