La consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García, ha comparecido este jueves en la Asamblea de Extremadura, a petición propia, para informar sobre las medidas que establece el Plan Estratégico de la Política Agraria Comunitaria (PAC) para 2023 – 2027, donde ha señalado que aporta financiación al sector del campo con “certidumbre y seguridad” para los próximos cinco años.

García ha asegurado que se duplica el pago complementario a jóvenes agricultores, que apuesta por el agricultor activo y que se ha logrado incluir la región tabaquera de La Vera, ha explicado.

En el plan estratégico figura por tanto diferenciada la región de La Vera, concretamente la nueva región 10, con importe medio de la ayuda básica de 1.230 euros por hectárea, lo que sumado al pago redistributivo da un importe de 1.460 euros por hectárea para las 20 primeras hectáreas y el resto sólo cobrarían la ayuda básica.

Anuncios
Anuncios

También, ha subrayado que se trata de una PAC más igualitaria, que aumenta las ayudas a mujeres. «Es la primera vez que hay medidas de perspectiva de género en la PAC y es necesario destacar su importancia», ha indicado la consejera.

Entre las medidas establecidas se ha detenido en las contempladas en el segundo pilar y ha indicado que la nueva PAC entrará en vigor el 1 de enero de 2023, en concreto, las ayudas directas (cuya solicitud se suele presentar a partir del 1 de marzo) se presentarán con las nuevas normas, si bien habitualmente se pide el 1 de febrero.

Otras cuestiones “muy importantes” a las que se ha referido son las medidas a favor de la incorporación de la mujer, el pago redistributivo, de aplicación por primera vez en España o los requisitos para cumplir los ecoregímenes.
Al respecto de estas medidas, ha agregado que tratan de dar respuesta a las necesidades ambientales identificadas en el Plan Estratégico y a contribuir en la consecución de los objetivos de las Estrategias de la Granja a la Mesa y de Biodiversidad.

Se destina el 2 por ciento del presupuesto de la financiación directa a la ayuda complementaria a la renta para jóvenes agricultores en el primer pilar y al menos la cantidad equivalente al 1 por ciento del presupuesto de las ayudas directas se dedicarán anualmente a medidas para jóvenes en el segundo pilar, por lo que “en total un 3 por ciento del presupuesto es de apoyo para los jóvenes agricultores y agricultoras”, ha destacado.

Así, se duplica el pago complementario a los jóvenes agricultores para las personas titulares de la explotación, si son mujeres, este pago se incrementa en un 15 por ciento, es decir, las mujeres jóvenes recibirán un 115 por ciento, ha incidido.
El importe máximo de la ayuda básica a la renta a percibir no podrá superar los 200.000 euros, pero en el caso de las cooperativas agroalimentarias y sociedades agrarias de transformación, la aplicación de este apartado se calculará considerando individualmente a cada uno de los miembros titulares de explotación que conformen dichas entidades, lo cual es muy importante para determinadas cooperativas extremeñas, y “ha sido una petición expresa de Extremadura”, ha recordado la consejera.

Otras de las “reivindicaciones del sector y una de las prioridades de la Junta se ha cumplido, incrementando incluso la cuantía que van a percibir las explotaciones familiares”, ha agregado.

GANADERÍA EXTENSIVA, APICULTURA Y AYUDAS INTEGRADAS

Durante su intervención la consejera también ha puesto en valor que se haya logrado el incremento de ayudas a la ganadería extensiva con respecto a la anterior PAC, lo que es muy importante para la región, así como el incremento de las ayudas al tomate y otros sectores prioritarios, que continúen las ayudas a la reestructuración de viñedos, a las inversiones en bodega, a la destilación de subproductos y a la promoción.

Asimismo ha remarcado las ayudas a la mejora y comercialización de la apicultura, duplicadas en los dos últimos años, y de las que se mantiene el esfuerzo presupuestario, “fundamental para Extremadura”, al ser la mayor productora, con mayor número de explotaciones y de agricultores profesionales, las ayudas integradas a cultivos como el arroz, la simplificación de líneas de agricultura ecológica y la novedad en la misma de las plantas aromáticas, que ha sido incluido a petición de algunas industrias instaladas en la región.