Agentes pertenecientes al grupo de especialistas de desactivación de explosivos (GEDEX) de Cáceres han desactivado, mediante una explosión controlada, una granada de mortero hallada por un vecino en el cauce seco de río Jerte. Esta se encontraba en avanzado estado de corrosión y a 500 metros de un puente frecuentado por vecinos.

Una llamada al 062 alertó a los agentes pertenecientes al puesto de Zarza de Granadilla, que se dirigieron al cauce seco del río Jerte, cercano a la localidad de Casas del Castañar, donde se hallaba lo que parecía ser un obús o artefacto de artillería militar.

Una vez allí, los guardias civiles comprobaron que se trataba de un proyectil oxidado, por haber yacido bajo el cauce del río. La bajada del nivel del agua, debido a la sequía, había revelado la existencia de este artefacto, que se encontraba cercano a la N-110 y a unos 500 metros de un puente frecuentado por personas.

Anuncios
Anuncios

Los agentes aseguraron la zona hasta la llegada de especialistas en desactivación de explosivos que, una vez que adoptaron las medidas oportunas de seguridad, procedieron a la catalogación, calibración y estudio del artefacto. El mismo se trataba de una granada de mortero, marca ECIA, de 81 milímetros en avanzado estado de corrosión. Finalmente, se procedió a su desactivación mediante una explosión controlada.

Por otro lado, desde la Dirección General de la Guardia Civil nos detallan el modo de proceder ante hallazgos o sospechas de proyectiles:

  • No tocar. No manipular el artefacto y evitar que otros lo hagan, aunque se aprecie corrosión en este ya que podría detonar.
  • Avisar. Notificar lo antes posible al Cuerpo de Seguridad competente de la zona. Si es la Guardia Civil, llamar al 062.
  • Señalizar. Tener clara la ubicación del artefacto, evitando que quede oculto y colaborando así con la labor de los agentes.