Los trabajos para la restauración forestal y medioambiental en las Zonas de Actuación Urgente (ZAU) por lo incendios de este verano que afectaron a las Hurdes y la Sierra de Miravete han comenzado esta semana después de que el Consejo de Gobierno apruebe el plan de actuación elaborado por la Dirección General de Política Forestal de la Junta. El incendio, declarado el pasado 11 de julio en la comarca de las Hurdes, afectó a 3.323 hectáreas, mientras que el registrado en Miravete y la zona de influencia del Parque Natural de Monfragüe del 14 de julio, a 2.755 hectáreas.

Ayer, jueves día 1, se iniciaron las primeras acciones con la denominada técnica del «helimolching» o lanzamiento de paja en áreas quemadas con helicópteros, con el objetivo de reducir los efectos de escorrentías que puedan provocar el arrastre de ceniza y suelo.

Dichas actuaciones, urgentes y de utilidad pública, afectan tanto a terrenos forestales públicos como privados de las poblaciones hurdanas de Ladrillar, Nuñomoral y Casares y los términos municipales de las comarcas de Campo de Arañuelo de Casas de Miravete, Jaraicejo y Romangordo.

Anuncios
Anuncios

Los trabajos con técnicos y helicópteros para el esparcimiento de paja se iniciaron en las inmediaciones de la Sierra de Miravete y en zonas del Ladrillar, donde los operarios apilaban y preparaban las cargas de paja que la aeronave recogía y soltaba en los lugares indicados.

En cuanto a la técnica, según detalla el jefe de obra de Tragsa, Daniel Tabares, consiste en colocar la paja a modo de alfombras en las laderas con más pendiente para evitar que la ceniza llegue a los cauces. Tabares explica que cada carga transportada por el helicóptero lleva 900 kilogramos de paja, en ciclos de dos o tres minutos, y cubre en cada descarga unos 500 metros cuadrados de superficie.

La primera fase de trabajos de  restauración forestal se prevé que dure una semana y en ella, se levantarán diques de contención con paja y piedra para evitar que la ceniza afecte a ríos y recursos hídricos.

Más adelante, se cortará y retirará la madera quemada para evitar consecuencias fitosanitarias adversas, se construirán nuevas pistas forestales para disponer de más accesos y se adecuarán las existentes.

El plan de actuación sembrará especies autóctonas de la zona como encinas y alcornoques, también castaños en las Hurdes, donde el Plan Mosaico seguirá implantándose.

Por otro lado, la Consejería de Agricultura está finalizando los últimos detalles del informe previo para poder declarar Zona de Actuación Urgente por el incendio de Gata, en Torre de Don Miguel.