El autor es académico correspondiente de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes

 

Durante el reinado de Fernando III el Santo (1217-1252), los cristianos libraban una batalla contra los musulmanes. Ganaban estos, pero no bastare. El maestre de la Orden de Santiago, Pelay Pérez de Correa [1], pidió ayuda a la Virgen: “Santa María, detén tu día”. El Sol se detuvo milagrosamente y las tropas cristianas lograron la victoria y acabaron con el enemigo. “Detén tu día; deténte, día…; Tentudía”…

Anuncios
Anuncios

En agradecimiento por la intercesión de la Virgen, se construyó el eremitorio de Santa María de Tudía, regentado por la Orden Militar de Santiago.[2] Situado en la sierra de Tentudía, en el punto más alto de la provincia, a 1.104 metros sobre el nivel del mar, dista de Mérida 110 kilómetros y 111 de Sevilla. Construido en el siglo XIII, está considerado como una de las mejores muestras del mudéjar español. Fue declarado monumento histórico-artístico, perteneciente al Tesoro Artístico Nacional, mediante decreto de 3 de junio de 1931 [3] y es Bien de Interés Cultural.

Enrique II el de las Mercedes (1334-1379) donó dos mil maravedíes al vicario y capellanes de la iglesia de Nuestra Señora de Tentudía. Alfonso X el Sabio (1252-1284) dedicó cinco de sus cantigas a ensalzar los milagros de la Virgen de Tentudía, que prueba el gran predicamento que tenía esta advocación mariana. El papa León X, a petición de Fernando el Católico, elevó el eremitorio a rango de monasterio, que continuó regentado por la Orden de Santiago, llegando a ser uno de los más importantes de la Orden.

Mañana, festividad de Nuestra Señora de la Asunción, Calera de León (Badajoz) detiene su día al celebrar la bajada de la Virgen. Tras pasar el día junto al monasterio, acompañan a su patrona en peregrinación al pueblo, donde permanecerá en su iglesia parroquial hasta el 8 de septiembre. Durante estos días, los calereños le ofrecen a su patrona cultos, novenario y procesión. La celebración de esta romería se remonta a la segunda mitad del siglo XIII, manteniéndose hasta hoy. Las fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de Tentudía tienen lugar del 7 al 11 de septiembre. El día 7, la Virgen procesiona por las calles del pueblo y al día siguiente retorna de nuevo a su monasterio, donde se celebra la misa de romeros y después, la romería.

Revista anual de Tentudía

            Como es tradicional, la Hermandad y el Ayuntamiento, ante la proximidad de las fiestas, han sacado a la luz un nuevo número de la revista “Tentudía”, cuando se cumplen 70 años del inicio de la publicación, el 75 aniversario de la Hermandad de la Santísima Virgen de Tentudía y nos encontramos en vísperas del Año Jubilar para el santuario mariano, por Decreto pontificio de la Penitenciaría Apostólica del 20 de mayo del presente año, según recoge el editorial con que se inicia la misma.

La revista acoge en sus páginas diversas colaboraciones de estudiosos y especialistas en torno a la patrona, entre las que destaca el artículo “Humanismo a la sombra de Tentudía”, del profesor y académico de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, Manuel Pecellín Lancharro, que defiende la tesis de que no existe en la Península Ibérica ningún entorno geográfico donde hayan visto la luz tantos cultivadores del Humanismo como el de Tentudía durante el siglo XVI ; Felipe Lorenzana sobre el Priorato de San Marcos en la Calera; la Desamortización e la localidad, sobre la que escribe Miguel Ángel Naranjo Sanguino, o el artículo perdido del académico Andrés Oyola Fabián, escrito para la revista de 2013, siete años antes de su fallecimiento.


[1] Pelayo Pérez de Correa (Monte de Fralães, Portugal, 1205; 1275) fue un notable conquistador medieval portugués, que, a finales de noviembre de 1242, fue nombrado en Mérida maestre de la Orden de Santiago (1242-1275). Recibió sepultura en el claustro del Hospital en Talavera de la Reina. En 1511, sus restos fueron trasladados por orden de los Reyes Católicos al monasterio de Tentudía, en Calera de León (Badajoz), que él mismo había fundado como una pequeña capilla en 1240, y que fue sede de la encomienda de Santiago. Véase la tesis doctoral La Orden de Santiago y el maestre Pelay Pérez Correa, de Manuel López Fernández, sede de la UNED en Madrid, de 19/06/2002.

[2] La Orden de Santiago es una orden religiosa y militar surgida en el siglo XII en el reino de León, que debe su nombre al patrón de España, Santiago el Mayor. Su objetivo inicial era proteger a los peregrinos del camino de Santiago y expulsar a los musulmanes de la península Ibérica.

[3] Vid.: Decretos del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, de 3 de junio de 1931, por los que declaran Monumentos histórico-artísticos, pertenecientes al Tesoro Artístico Nacional, los siguientes en la provincia de Badajoz: Monasterio de Tentudía, Convento de Calera de León, Catedral de Badajoz, ruinas romanas de Zalamea, Baños de Alange, Alcazaba de Mérida, ruinas romanas de Santa Marta, dolmen del Prado de Láncara, en Mérida; dolmen de Toniñuelo en Jerez de los Caballeros; Alcázar, Torre de Espantaperros y recinto de Badajoz; castillo de Medellín, Alcázar de Zafra y Alcazaba de Reina, en Gaceta de Madrid, número 155, de 4 de junio de 1931.