La Dirección General de Tráfico ha instalado en dos puntos de la N-630 un sistema de señalización circunstancial que detecta ciclistas aislados o en grupo circulando por las carreteras y activa una señal circunstancial luminosa que alerta a los conductores de la presencia de los vehículos de dos ruedas. Se trata de una señal inteligente, que detecta la presencia de ciclistas y se ilumina, advirtiendo de su presencia al resto de conductores.

El sistema se encuentra concretamente en los PK 466+200 D y PK 562+300 D (términos municipales de Plasencia y Cáceres) de la N-630 donde la visibilidad de la vía es reducida. Se trata de dos puntos incluidos en el catálogo de Rutas Ciclistas Protegidas de Extremadura (Ruta ES-CC-02 y Ruta ES-CC-03, respectivamente).

El objetivo de la Dirección General de Tráfico es incrementar la seguridad en las zonas de visibilidad reducida, en aquellas carreteras en las que los ciclistas y vehículos comparten calzada. De cara al futuro, la idea es ampliar este tipo de actuaciones a otras carreteras con afluencia importante de ciclistas, para que puedan circular de manera más segura.

Anuncios
Anuncios

El sistema está formado por la señal P22 ubicada en la carretera que a través de un sensor detecta la presencia de un ciclista o ciclistas. La señal va provista de tres luces luminosas que se activan y comienzan a parpadear por un tiempo determinado y configurable.


Galería de imágenes