La Guardia Civil ha investigado la ciberestafa sufrida por una mujer de la localidad pacense de Olivenza, a la que le han duplicado la tarjeta SIM de su teléfono móvil para realizar diferentes transferencias no autorizadas, por un valor total de 5.000 euros, además de haber usado su identidad para pedir un crédito bancario por el mismo montante.

La operación se puso en marcha a finales del pasado año y los Equipos @ y de Investigación Tecnológica (EDITE) de la Comandancia de Badajoz consiguieron obtener pruebas incriminatorias de la acción delictiva llevada a cabo por varios ciudadanos venezolanos, algunos actualmente asentados en España, ha informado este miércoles la Guardia Civil en un comunicado.

Los agentes localizaron en el municipio malagueño de Benalmádena a una de las responsables, a la que le han instruido diligencias por los supuestos delitos de estafa, usurpación de estado civil y falsificación de documento publico.

Anuncios
Anuncios

La Guardia Civil todavía busca a otros dos autores, que actualmente se encuentran en paradero desconocido.

Mediante técnicas de engaños informáticos, los delincuentes pudieron obtener los datos personales y bancarios de la víctima, con los que usurparon su identidad y falsificaron sus documentos públicos para obtener un duplicado de la tarjeta SIM.

Con ella llevaron a cabo diferentes transferencias fraudulentas, desviaron dinero a varias cuentas de titularidad de algunos de los ahora implicados, compraron criptomonedas y obtuvieron el crédito bancario.

Ante este tipo de delitos, la Guardia Civil recomienda no ofrecer datos bancarios por internet, no fiarse de las notificaciones del banco por la red, no instalar aplicaciones dedicadas a intercambio de archivos si no se conoce el funcionamiento o no abrir mensajes ni archivos adjuntos de remitentes desconocidos.

Tampoco abrir mensajes cuyo asunto contenga datos extraños, ni responder a aquellos mensajes que soliciten su información personal, ni hacer clic en los enlaces que aparecen en las ventanas emergentes, revisar con frecuencia los movimientos bancarios de sus cuentas y, en caso de sufrir alguna estafa, comunicarlo y denunciarlo lo antes posible.