El torero extremeño Emilio de Justo permanecerá varias semanas apartado de los ruedos tras la grave cogida de este domingo en la Plaza de Las Ventas de Madrid.

El matador de Torrejoncillo resultó herido con pronóstico muy grave al sufrir un traumatismo cervical al entrar a matar a un toro de la ganadería de Pallarés, el primero de una tarde en la que había de enfrentarse a seis toros de distintas ganaderías en una encerrona de las que hacen historia. Además del toro que le provocó la cogida iba a torear astados de Domingo Hernández, Victorino Martín, Victoriano del Río, Palha y Parladé.

El doctor García Leirado, que le atendió en la enfermería de Las Ventas, certificó que Emilio de Justo, de 39 años, no podía continuar la lidia de los cinco toros restantes tras sufrir un traumatismo cervical, pendiente de estudio radiológico.

Anuncios
Anuncios

De este modo, la Plaza de las Ventas enmudecía ante la imposibilidad de ver en escena al triunfador de la pasada temporada, con doble Puerta Grande consecutiva. Emilio de Justo ha salido tres veces a hombros por la puerta grande y trataba de lograr la cuarta en una tarde que resultó ser fatídica.

Tras las primeras atenciones en la enfermería, el torero fue trasladado al Hospital La Fraternidad del Paseo de La Habana de Madrid, donde se le apreció dolor cervical intenso y limitación funcional severa de la columna cervical, pero sin afectación neurológica sensitiva ni motora.

El parte médico del centro hospitalario indica que al torero se le hicieron un TAC y una resonancia magnética y quedó ingresado a la espera de su inmovilización definitiva.


Galería de imágenes