El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, ha fiado a la capacidad negociadora de la teniente de alcalde y portavoz municipal, María José Pulido, el alcanzar un acuerdo necesario con Unidas Podemos (UP) para poder aprobar el presupuesto de 2022, tras la negativa inicial de la formación morada.

Según ha manifestado el regidor este martes, las negociaciones las está liderando Pulido, «que tiene mucha capacidad de negociación; es una negociadora hábil y tiene mucha mano izquierda».

Por eso, Salaya ha vuelto a confiar en que saldrá adelante un acuerdo, pese a que los primeros intentos no han fructificado y UP mantiene su negativa a dar sus tres votos al PSOE, que también necesita del voto del edil no adscrito Teófilo Amores para conseguir la mayoría necesaria.

Anuncios
Anuncios

El regidor no ha querido entrar en el fondo de las reuniones que se están produciendo entre UP y PSOE para alcanzar un acuerdo.

«Pulido conoce muy bien el día a día y la gestión del gobierno local. Y yo iré haciendo balance de lo que se está comprometiendo», ha señalado Salaya sin mencionar cuáles son esos compromisos a los que debería llegar el gobierno local para conseguir el apoyo de UP.

La secretaria general de Podemos Extremadura y diputada regional, Irene de Miguel, ha amparado la decisión de UP de no apoyar con sus votos los presupuestos ya que se han dado cuenta de que «la inacción del gobierno socialista en Cáceres es bastante patente en cuestiones» que para esta formación son «fundamentales».

«Estamos acabando la legislatura. Hubo un pacto de estabilidad en los presupuestos y haciendo evaluación de ese pacto criticamos la inacción del gobierno socialista en materias importantes como la movilidad, la vivienda y el empleo», ha precisado.