El 5 de noviembre de 2004, el entonces alcalde de Mérida, Pedro Acedo, acompañado del concejal Luis María González, instructor del expediente, anunciaba que la mártir santa Eulalia sería nombrada alcaldesa perpetua de la ciudad, máximo título que puede conceder una corporación local, al tiempo que anunciaba la petición al arzobispado para que la parroquia que lleva su nombre fuera declarada basílica menor, “ya que las mayores son sedes apostólicas y están en Roma”, según el instructor. [1]

El citado pleno tuvo lugar en el salón de actos del consistorio, a las 19:00 horas del día 1 de diciembre del mismo año, con motivo del XVIII centenario de su martirio. En su transcurso se leyeron mensajes de adhesión del presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, y del arzobispo emérito de Mérida-Badajoz, monseñor Antonio Montero.

El instructor del expediente, el concejal, Luis María González Méndez, realizó en primer lugar la laudatio, en la que se exponían los méritos y sentimientos por los que el ayuntamiento pleno acordaba tal nombramiento, “porque no se puede entender Mérida sin ti, porque los emeritenses te han llevado siempre en tu memoria y en su corazón y porque eres lo mejor que tenemos. Mérida te quiere y tú quieres a Mérida. Mérida te quiere desde siempre. Por eso no permitió que se olvidara tu recuerdo. Por eso te veneró como nuestra patrona. Por eso nos santiguamos cuando pasamos por tu hornito. Por eso le ponemos tu nombre a nuestras hijas. Por eso pujamos en el ramo y te paseamos por nuestras calles. Y tú quieres a Mérida pues has llevado su nombre por todos los rincones del mundo. Por eso has sido y seguirás siendo nuestra mejor embajadora, y quien más ha hecho por nuestra ciudad a lo largo de los siglos. No en vano fuiste la primera Patrona de España. A honrar tu memoria han venido gentes de todo lugar y condición, gentes que hicieron de Mérida la meta de sus peregrinaciones. Por ti se construyeron iglesias, hospitales, albergues y monumentos. Tu nombre se pasea por todo el mundo y siempre unido al de la ciudad que te acogió como la más excelsa de sus hijas”.

Anuncios
Anuncios

El concejal instructor concluyó su laudatio con estas palabras: “Y porque fuiste víctima del odio y de la intolerancia de los poderes públicos de entonces, esta Corporación Municipal te quiere honrar como mejor sabemos y podemos. Por eso te pedimos, Eulalia, que aceptes ser nuestra Alcaldesa Perpetua. Tus hijos aquí seguimos en el camino. Hoy nosotros; mañana, otros.”

A continuación intervinieron los portavoces de los grupos municipales.

Ángel Calle, portavoz del Grupo Socialista, manifestó: “La imagen de santa Eulalia es una buena manera de representar uno de los objetivos que se ha marcado su grupo para Mérida: hacer convivir nuestro pasado histórico, nuestras señas de identidad, nuestras raíces, tradiciones y devociones, con una ciudad que mira al futuro de la concordia, la solidaridad y el respeto a todas las creencias.”

Pilar Vargas, portavoz del equipo de gobierno: “Hay que asumir nuestro compromiso con los emeritenses del mañana, con nuestros niños y jóvenes, que deben ver y mantener en Eulalia el referente de unidad que ha supuesto para la ciudad de Mérida en el transcurso de estos diecisiete siglos.”

Finalmente, el alcalde, Pedro Acedo, afirmó en su discurso institucional que “santa Eulalia ha sido, es y será la mejor embajadora más insigne que ha dado esta ciudad”. [2]

Días antes de este acto (25-27 de noviembre) tuvo lugar en la ciudad el Congreso Internacional “Eulalia de Mérida y su figura histórica”, en el que el cronista de la ciudad y director del Museo Nacional de Arte Romano, José María Álvarez Martínez, dijo que santa Eulalia fue “la primera patrona del país que logró expandir su culto por Europa y América”. [3]

El templo de santa Eulalia de Mérida fue declarado basílica menor por la Congregación del Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos (De Titulo Basilicae Minoris), firmado por el papa Francisco, con documento de fecha 23/09/2014, y anunciado mediante homilía el 10/12/2014, día de la Mártir, patrona de Mérida.[4]

Su Majestad la Reina doña Sofía, madre del actual rey de España, Felipe VI, fue también declarada alcaldesa perpetua, con carácter honorífico, en 1977.

 ————————-

1 Vid.: Peguero, César: La mártir Santa Eulalia será nombrada alcaldesa perpetua de la ciudad, en El Periódico Extremadura, de 05/11/2004, pág. 32.

[2] Vid.: La patrona, alcaldesa perpetua 17 siglos después del martirio, en El Periódico Extremadura, de 02/12/2004.

[3] Vid.: El Periódico Extremadura, de 26/11/2004., pág. 37.

[4] Vid. El templo de Santa Eulalia en Mérida, declarado basílica por la Santa Sede, en la web Emeritensis Augustanae-Pacensis, de 11/12/2014.