El joven estudiante de Matemáticas, Pablo Sierra, del que no se ha vuelto a tener noticias desde el pasado jueves, día 2 de diciembre, pudo haber sufrido una agresión la noche de su desaparición, según una línea de investigación que maneja la Policía Nacional.

Según publica La Sexta, la policía maneja la teoría de que este joven, natural de Zorita, sufrió una agresión la noche de su desaparición, tal y como ha desvelado el estudio realizado sobre su teléfono móvil, hallado en Las Crispitas.

Continúan las labores de investigación con la toma de declaración de amigos, conocidos y testigos, y con la recopilación de imágenes de videocámaras y de teléfonos móviles de posibles testigos de lo ocurrido.

Anuncios
Anuncios

Los familiares de Pablo Sierra descartan la huida voluntaria. «Es estudioso, responsable, trabajador» ha asegurado la tía del joven, Susana Moreno. Tanto los cuerpos y entidades que llevan a cabo la búsqueda como amigos y familiares del joven de 21 años han pedido la máxima colaboración ciudadana para poder encontrarle.

Como ya informó LA MAÑANA de Radio Interior, el chico, de 1,75 centímetros de estatura, complexión atlética, pelo moreno con flequillo rizado y ojos marrones, vestía en el momento de la desaparición camisa azul, pantalón vaquero, chaqueta azul y zapatillas blancas-