•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Fernando Pizarro, de 46 años y maestro de profesión, se convirtió en 2011 en el regidor más joven de la historia de la democracia en Plasencia; cuatro años después consiguió revalidar su mayoría absoluta y en 2019 lo volvió a hacer, lo que convirtió a esta localidad cacereña en la “aldea de irreductibles” del PP extremeño.

Tan solo un día después de ganar sus últimas elecciones, el primer edil hizo pública su decisión de abandonar la alcaldía de la capital del Jerte en 2023, un anuncio que hoy, a falta de año y medio para el fin de la legislatura, sigue vigente.

“Esa decisión que tomé el 27 de mayo la mantengo, y así lo saben en la organización a la que pertenezco, porque sería irresponsable tomar una decisión de esas características en la crítica hora”, ha señalado en una entrevista con Efe.

Anuncios
Anuncios

Pizarro ha calificado de “intenso” su paso por el Consistorio placentino. “Ha sido un poco máster, porque empezamos con una crisis y acabamos con otra, de características muy diferentes y que han generado emociones, preocupaciones e inquietudes muy diferentes, pero aún así, yo creo que doce años al frente de una alcaldía es suficiente”, ha apuntado.

En este sentido, ha defendido la necesidad de la alternancia en el poder, “que no solo es el cambio de siglas en el poder, sino también de los equipos y las personas, porque eso genera mucha ilusión, oxígeno, y nuevas ideas y yo quiero acabar las que propuse en mis programas electorales, en la medida de mis posibilidades y de las circunstancias, y que luego un nuevo equipo sea capaz de mejorar aún más lo que hemos hecho nosotros”.

A la hora de elegir entre lo peor y lo mejor de su paso por el Gobierno placentino no tiene ninguna duda: “Lo peor fue el principio, con un 2012 francamente terrible”.

“Ver a una economía hundirse de tal manera que parecía complicado levantar la cabeza y sin embargo mantener los muebles era una situación en la que a uno le hacía reflexionar cada mañana sobre si era posible afrontar una hazaña de esas características”, ha asegurado.

A esto el primer edil le une, como otro de sus peores momentos, las muertes que ha provocado la pandemia de la COVID-19.

“En este año y medio, lo que de verdad ha encogido al alma a todos, pero a los que tenemos responsabilidades de una manera especial, han sido las vidas perdidas”, ha lamentado.

En el lado contrario Pizarro coloca, sin duda ninguna, el “nivel de confianza que los ciudadanos han mantenido generosamente conmigo de manera personal e institucional y que haya utilizado todos los canales que desde 2011 pusimos a su disposición para abrirnos en canal y ser absolutamente transparentes”.

“Recibir una media de 100 mensajes diarios pidiendo cuestiones, agradeciendo acciones, haciendo reflexiones e incluso algunas veces y merecidamente riñendote por olvidos o cosas que no hemos tenido la posibilidad de solucionar es verdaderamente enriquecedor”, ha dicho.

En cuanto a los objetivos para lo que resta de legislatura, el alcalde placentino ha citado culminar las inversiones procedentes tanto de Europa como de otras administraciones y conseguir nuevos fondos “de manera que de 2023 en adelante esta casa tenga fondos suficientes para afrontar las nuevas necesidades que hemos definido entre todos”.

En este sentido, ha defendido que el elemento dinamizador que puede atraer proyectos empresariales e industriales importantes a Plasencia y al norte extremeño son unas buenas conexiones ferroviarias.

“Cuando llegue ese nuevo tren de alta prestaciones del que se habla y para el que se están haciendo grandes inversiones desde hace mucho tiempo, podrá ser una acicate importante que permita a industriales y empresarios venirse a Plasencia”, ha agregado.

A modo de critica, ha lamentado que la ciudad y el norte cacereño “no estén en la agenda de la Junta de Extremadura”, aunque también ha utilizado el “mea culpa”.

“A lo mejor no hemos pedido lo suficiente, no nos hemos involucrado lo suficiente como territorio en las Administraciones públicas y también los que nos han representado nos han defendido poco. La gente del norte extremeño que ha estado en las Administraciones posiblemente haya defendido su propio territorio muy poco”.


Galería de imágenes