La sociedad es completamente dependiente de internet, las personas lo tienen en móviles, ordenadores, relojes o televisiones y es algo que se da por hecho que va a estar ahí, pero el apagón de la red es algo tan temible como real, según la periodista Esther Paniagua.

¿Qué pasaría si se produjera un apagón y no se pudiera acceder a la red?. Es lo que trata de dilucidar esta periodista experta en tecnología en su libro “Error 404. ¿Preparados para un mundo sin internet?”, de la editorial Debate, que presentará este lunes en la Residencia Universitaria de la Fundación CB (RUCAB) de Badajoz.

En él describe cinco caminos hacia el apagón a partir de su investigación y entrevistas a exagentes secretos, expertos en ciberseguridad, a los padres de internet e incluso a uno de los llamados “guardianes de internet” -son 14 en el mundo-, según ha explicado en declaraciones a Efe.

Anuncios
Anuncios

Un hipotético apagón provocaría, a nivel operativo, quedar incomunicados a las personas, cortes eléctricos, fallos en servicios críticos como hospitales y centros educativos y problemas de abastecimiento.

Servicios básicos interrumpidos, transporte colapsado, cierre de oficinas y fábricas y “un largo etcétera de efectos en cascada que conllevaría pérdidas económicas milmillonarias”, ha advertido.

A nivel emocional, se pasaría en muchos casos de un estado de conmoción a la ansiedad en función del grado de dependencia, según Paniagua, pues la reacción sería muy diferente para quienes trabajan en el campo o en trabajos poco o nada mediados por tecnologías conectadas que para quienes lo hacen en una oficina o teletrabajan.

Sin embargo, la periodista da un toque de luz a un escenario negro porque la caída de la red no sería definitiva, aunque reconoce que, según la causa, podría durar días o, en el peor de los escenarios, meses.

En el libro detalla las formas en las que se produciría el apagón, desde un fallo, error o ciberataque al protocolo BGP, que es como las instrucciones GPS que usa la información de internet para ir de un lugar a otro.

También aborda los sistema de nombres de dominio DNS y a las plataformas de distribución de contenido.

Un apagón eléctrico también “derribaría” internet y posibilidades más remotas, aunque no imposibles, son una tormenta solar o un ataque de pulso electromagnético.

Por otro lado, la autora se adentra en la parte oscura del mundo virtual y relata el Top 10 del cibercrimen como los suplantadores de identidad, los gusanos y los cibercupidos.

A Esther Paniagua le llevó a escribir sobre este tema, entre otras cuestiones, una “decepción con el avance tecnológico” y el impacto social negativo de algunas invenciones.

“Con el libro pretendo concienciar para tener una mirada crítica. También proporcionar herramientas para cambiar las cosas”, ha afirmado.

“Error 404” se publicó hace un mes, va por su segunda edición y se traducirá al alemán con una prestigiosa editorial, aunque también hay demanda por parte de otros mercados.

La periodista ha agradecido el interés que percibe por este asunto entre la ciudadanía y los medios de comunicación. EFE