Las corporaciones municipales de Don Benito y Villanueva de la Serena han respaldado este lunes el proceso de fusión de ambas localidades, un proyecto que, de ser respaldado en consulta popular por mayoría cualificada, porcentaje que se estima en el 66 % de la población conjunta, verá la luz en 2031.

«Un proyecto de la ciudadanía, no político», ha afirmado el alcalde de Don Benito, José Luis Quintana. «El nuevo destino está en manos de la ciudadanía», ha aseverado su homólogo en Villanueva de la Serena, Miguel Ángel Gallardo.

Dos afirmaciones con las que ambos mandatarios locales han querido remarcar que la fusión de ambos municipios es una decisión que deberán aprobar o rechazar las vecinas y vecinos de las dos localidades en una consulta popular que se prevé que tenga lugar en marzo de 2022.

Anuncios
Anuncios

Con el lema «Un proyecto de futuro que nos une. DB+VVA», Quintana y Gallardo, acompañados por los portavoces de los grupos políticos en ambos consistorios y el resto de ediles de las dos corporaciones, han puesto en valor «esta oportunidad histórica de convertir el futuro de nuestros hijos y nietos en algo mucho mejor».

De llevarse a cabo esta fusión, de la que ya ha sido informado el Ministerio de Política Territorial, la nueva área urbana resultante se convertiría como el segundo polo económico de la provincia de Badajoz y el primer núcleo municipal económico tanto del sector de la agricultura y la ganadería como de la industria en Extremadura.

Según los estudios preliminares realizados por ambos consistorios, el impacto de esta fusión en términos de riqueza, actividad económica y desarrollo de rentas sería de incrementos del 2,75 % en las rentas de los hogares y del 5 % tanto en empleo, especialmente en servicios y empresas, como en población con estudios universitarios.

El resultado de la consulta popular abrirá o cerrará la puerta a esta fusión municipal. Para ambos alcaldes, la clave estará en alcanzar, al menos, un 66 % de apoyos, aunque el objetivo de ambos es lograr la máxima mayoría posible. «No podemos sacar adelante el proyecto con una mayoría exigua», ha apuntado Gallardo.

«Unidos seremos más fuertes y llegaremos más lejos», ha dicho Quintana, quien ha asegurado que «hay enormes ganas de fusión , de generar un solo municipio».

En su intervención, Gallardo ha incidido en que se trata de un proceso que «pretende llenar de oportunidades a un nuevo municipio», el cual será, a su vez, «una locomotora en la región». Además, ha apuntado que este proceso de fusión puede ser «un ejemplo» para una España vaciada que quiere tener oportunidades de desarrollo.

El edil del PP en el consistorio dombenitense Ángel Luis Valadés ha mostrado su apoyo, «en el trabajaremos codo con codo», al proyecto, pues «permitirá crecer y sumar».

Desde Cs, la edil de Don Benito, María Luisa Cifo, ha dicho a EFE que su formación política «remará a favor» de esta fusión. «He crecido con la ilusión de esta posibilidad», ha añadido la concejala en referencia a esta idea histórica.

En esta prisma político, el presidente de la Junta de Extremadura y secretario regional del PSOE, Guillermo Fernández Vara, en una rueda de prensa ofrecida en Mérida, ha considerado que este proyecto es un «magnífico ejemplo».

Tras mostrar su alegría como presidente de la Junta, como secretario general del PSOE y como ciudadano, Vara ha dicho que desde que le hablaron de la fusión hace unos meses tiene «cosquillas en barriga», y ha calificado de «honesta y valiente» la decisión tomada por los alcaldes.

Por su parte, el presidente regional del PP, José Antonio Monago, ha mostrado su respaldo al proyecto, pues se trata de una unión que, a su juicio, debe servir «no para hacer las mismas cosas que hasta ahora pero juntos, sino para hacer cosas nuevas».

A preguntas de los medios en la rueda de prensa posterior a la reunión del comité de dirección del PP extremeño, Monago ha indicado que ha mantenido conversaciones con ambos alcaldes y se ha mostrado a favor de que «la unión es mejor que restar y que no hacer nada».

Tras el acto de presentación del proyecto a la sociedad, comienza ahora una campaña de comunicación a la ciudadanía sobre las líneas maestras y los objetivos, que concluirá con la citada consulta popular.

Las nuevas señas de identidad del nuevo municipio, como su topónimo, saldrían de un concurso de ideas, si bien ya se conoce que no saldría de una fusión de los dos actuales nombres. Asimismo, se pretende la construcción de un nuevo núcleo administrativo, es decir de una nueva casa consistorial.

A partir de ahí comenzaría la redacción del convenio de fusión, cuya aprobación inicial resultaría en el primer trimestre de 2023, y se desplegarían comisiones sectoriales que abordarían las estructurales de personal, actuaciones de naturaleza económico-presupuestaria, armonización de la política fiscal y la unificación de los planeamientos urbanísticos.

El proceso de fusión municipal y, por ende, la creación del nuevo municipio concluirá, si se cumplen los plazos previstos, en el primer trimestre de 2031.