Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y Policía Nacional han aprehendido 500 kilos de picadura de tabaco y han detenido a un varón de 53 años en la capital pacense, como presunto autor de un delito de contrabando.

Tras recabar información sobre posibles transacciones ilícitas, establecieron un dispositivo de vigilancia en torno a la barriada de la Cañada Real de Sancha Brava de Badajoz, con el fin de detectar posibles negocios ilícitos.

Los investigadores observaron cómo accedía al barrio una furgoneta comercial, a la cual siguieron con el fin de comprobar el motivo de su presencia allí y la mercancía que pudiese portar.

Anuncios
Anuncios

Una vez interceptada, inspeccionaron el interior del vehículo, donde hallaron, en la zona de carga, varios envoltorios que contenían 500 kilos de picadura de tabaco que se pretendían introducir en el mercado ilegal, eludiendo los controles sanitarios y administrativos preceptivos.

El alijo aprehendido hubiese alcanzado, en el mercado clandestino, la cantidad de 80.000 euros. Igualmente, durante el cacheo al que fue sometido el conductor, le fueron intervenidos tres teléfonos móviles y 2.500 euros en efectivo.