•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Agentes de la Guardia Civil han desmantelado una plantación interior de cannabis sativa situada en el interior de una vivienda en la localidad cacereña de Madroñera (Cáceres).

Tras practicar un registro en ella, fueron aprehendidas 396 plantas de marihuana que se encontraban en fase de crecimiento, procediendo a la detención de un hombre y una mujer, vecinos de la localidad, como presuntos responsables de los delitos contra la salud pública y de defraudación de fluido eléctrico.

Los dos detenidos tienen 36 años edad, son vecinos de Madroñera y ya han sido puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 2 de Trujillo encargado de conocer de la causa.

Anuncios
Anuncios

La Guardia Civil confirmó que existía una defraudación de fluido eléctrico cercana a los 90.000 euros, ya que los kilowatios usados por la vivienda investigada, durante todo este tiempo, superaban con creces el consumo medio de kilowatios normal en una vivienda, justificado ello por la exigente demanda de electricidad que este tipo de plantaciones requiere, según ha informado la Comandancia de la Guardia Civil de Cáceres.

Durante el tiempo que ha durado la investigación, los agentes han realizado distintas diligencias de indagación de los hechos recabando, incluso, informes de la compañía de suministro eléctrico, en los que se ponía de manifiesto el excesivo consumo eléctrico que se estaba llevando a cabo en el interior de la vivienda y que se correspondería claramente con la posible existencia de una plantación de marihuana en su interior.

Habiendo recabado todas las pruebas e indicios necesarios acerca de la comisión de este hecho delictivo, se solicitó un mandamiento judicial de entrada y registro en la vivienda objeto de sospecha, la cual se llevó a cabo el pasado día 28 de abril y con la que se pudo confirmar la presunta comisión, no solo del delito contra la salud pública, por cultivo o elaboración de drogas, sino también el de defraudación de fluido eléctrico.

En el interior de la vivienda, los agentes hallaron una instalación en funcionamiento y perfectamente acondicionada para el cultivo de plantas de marihuana, aprehendiendo en ella un total de 396 plantas así como abundante material utilizado en su cultivo y producción, tales como lámparas, extractores, aires acondicionados, ventiladores, termómetros, filtros de carbono, una centrifugadora-secadora, bomba y depósitos de agua y otro tipo de de material destinado al cuidado de la plantación. Se intervinieron, además, una báscula de precisión y 710 euros en billetes de diverso valor.

Esta plantación se hallaba situada en el sótano de la casa, disponiendo incluso de un montacargas que era utilizado para subir la marihuana a la planta superior. Además, los agentes constataron que, junto a este delito, por cultivo o elaboración de drogas, se estaba cometiendo otro por defraudación de fluido eléctrico.

Tras proceder a la desmantelación de la infraestructura utilizada para cometer el delito de cultivo o elaboración de drogas, procedieron de igual modo con la instalación eléctrica, al encontrarse “enganchada” de manera fraudulenta a la red de suministro eléctrico, según la investigación, desde hacía más de un año.

Esta nueva actuación, llevada a cabo por la Guardia Civil del Puesto de  Madroñera (Cáceres), se engloba en la denominada “Operación Miller” desarrollada a nivel nacional para la erradicación del cultivo ilegal de la planta de Cannabis.


Galería de imágenes