•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

De nada han servido las disculpas del vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles: el sector turístico, y de manera especial el turismo rural, se ha quejado tras el cambio de criterio del Ejecutivo, que en menos de 24 horas ha pasado de abrir los límites territoriales de la comunidad autónoma a volver a cerrarlos.

“¿Qué hacemos con los madrileños que han realizado reservas en el norte de Extremadura para este sábado y domingo? La pregunta la formula Ignacio Lozano, presidente de la Asociación Turismo Norte de Extremadura, que representa a 160 empresarios que gestionan alojamientos, empresas de actividades, restaurantes y otras sociedades relacionadas con el mundo del turismo.

“Las autoridades sanitarias de la Junta de Extremadura confirmaron que el sábado día 10 a las 00:00 horas finalizaba el cierre perimetral de la región y esto supuso que algunos madrileños reservaran en Acebo, Yuste, Ovejuela o Hervás”, lamenta el portavoz de esta asociación, quien asegura que según los datos del portal especializado Escapada Rural, las reservas habían llegado a un 20 por ciento en un fin de semana que suele caracterizarse precisamente por el bajo índice de ocupación.  Apenas unas horas después -viernes a las 12:30 del mediodía-, el consejero de Sanidad afirma que se cierra Extremadura.

Anuncios
Anuncios

¿Y ahora qué les decimos a los turistas? Lozano recuerda que estas personas han cambiado turnos de trabajo y han programado su vida para pasar unos días en una región a la que no podrán acceder salvo que decidan correr el riesgo de ser sancionados. El problema para los empresarios de turismo rural es que han puesto a punto sus negocios y han recibido una fianza como garantía, mientras que los restaurantes y comercios han realizado compras y las empresas de actividades han preparado sus equipos.

“Los empresarios de turismo tenemos que estar pidiendo disculpas por esta manera de gobernar, ya las dimos en el puente de San José, que supuso una gran decepción para los clientes y un grave perjuicio para nosotros, además de dañar la imagen del turismo de Extremadura”, recuerda el presidente de esta asociación. Y advierte: “Hubo clientes que no entendieron este cierre tan precipitado a una semana vista del puente de San José, y mucho menos lo van a entender ahora a un día vista”.

Ignacio Lozano no comprende que se adopten “medidas tan contradictorias en tan corto periodo de tiempo”. Agradecen que se haya ampliado hasta 10 el número de personas que pueden compartir un alojamiento rural, pero también advierte que decisiones “tan precipitadas” ocasionan “un perjuicio irreparable” al sector turístico regional.


Galería de imágenes