•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Ayuntamiento de Mérida ha aprobado la nueva ordenanza que regula las tarjetas de estacionamiento para personas con movilidad reducida, con la cual se pretende mejorar la gestión y seguimiento de las mismas a unificar, en un solo documento de carácter local, toda la reglamentación existente.

La nueva Ordenanza de la tarjeta de estacionamiento de vehículos para personas con discapacidad que presenten movilidad reducida y de la creación y reserva de plazas de aparcamiento en la vía pública para los vehículos de las personas titulares se ha aprobado de forma definitiva en el pleno municipal celebrado este miércoles.

La aprobación inicial de esta Ordenanza, que modifica el anterior marco municipal regulador, tuvo lugar por acuerdo plenario adoptado en la sesión celebrada el día 28 de enero de 2021.

Anuncios
Anuncios

Expuesta al público, y en trámite de alegaciones, se ha presentado una alegación el día 18 de febrero de 2021, suscrita por la Asociación para la atención y la integración social de las personas (Apamex) que ha sido estimada.

Esta entidad ha alegado la necesidad de ampliar hasta 30 minutos el tiempo de parada en las zonas reservadas para carga y descarga durante su horario de funcionamiento, siempre que no se ocasionen perjuicios a los peatones o al tráfico.

Como explica el delegado de Tráfico, Marco Antonio Guijarro, “esta ordenanza es prioritaria para la unificación, en un solo documento de carácter local, de la reglamentación existente”.

De esta forma se da acceso a un documento que será adaptado a lectura fácil para que “todas las personas puedan tener acceso a la información y facilite la tramitación de las tarjetas a todas las personas que lo necesiten”.

Esta norma supone la adaptación de distintas ordenanzas para recoger los cambios recogidos en legislaciones de rango superior y unificarlas en un único documento que facilite la gestión y el control de las tarjetas de estacionamiento de movilidad reducida, tanto permanente, como provisional, desde la solicitud, la documentación a aportar, la revisión y la concesión, así como el seguimiento del buen uso de estas tarjetas, señala el ayuntamiento en una nota de prensa.

Guijarro subraya que “la accesibilidad universal es derecho fundamental que viene a garantizar la participación, no solo de las personas con diversidad funcional, sino la de todas las personas”.
Por eso, a través de la aplicación de sus principios básicos “avanzamos, como ciudad y como sociedad, hacia un modelo que transformará nuestros entornos convirtiéndolos en espacios más cómodos, modernos en inclusivos”.

En este sentido afirma que “transformar, adaptar o diseñar, bajo el paradigma de la accesibilidad universal, los procesos, bienes, servicios y espacios facilita la participación y presencia de personas que, por las barreras existentes, han visto limitado su proyecto de vida”.

Desde el año 2015, la accesibilidad ha sido, ha destacado, un “eje transversal de las políticas del equipo de gobierno” y han sido “muy numerosas son las actuaciones puestas en marcha, desde todas las delegaciones, para avanzar en este objetivo, por poner uno de los ejemplos más significativos, la actuación integral sobre la accesibilidad del edificio del Ayuntamiento, recientemente premiada por la OTAEX”.

De esta forma, las tarjetas de estacionamiento que estén en vigor: quedan igual hasta que tenga que renovarse. Tienen un plazo de vigencia de cinco años; se renuevan a partir del último. El trámite se hace en el Ayuntamiento; la novedad es que la Junta de Extremadura da el visto bueno previo a la concesión, antes era el Ayuntamiento. Las tarjetas las expide ahora la Junta de Extremadura.

En el caso de las nuevas tarjetas, todas aquellas personas con discapacidad que crean reunir dichos requisitos para obtener la tarjeta deberán acreditar dicha condición aportando una serie de documentos, como la calificación del grado de discapacidad.

Estas tarjetas se expedirán con un plazo máximo de validez de 5 años, debiéndose renovar a su finalización.

Existe la posibilidad de solicitar una tarjeta provisional por causa de una enfermedad o patología de extrema gravedad que suponga fehacientemente una reducción sustancial de la esperanza de vida que se considera normal para su edad y demás condiciones personales, y que razonablemente no permita tramitar en tiempo la solicitud.

Esta tarjeta tendrá un periodo de validez de un año, prorrogable por otro más en caso de necesidad. La solicitud se presentará en el Registro General de este Ayuntamiento.


Galería de imágenes