El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, por un lado, y la Junta de Extremadura, por otro, han anunciado este miércoles la intención de la tecnológica Phi4Tech de instalar en Badajoz la primera fábrica de celdas de baterías del sur de Europa con la previsión de crear 200 empleos en la fase inicial y alcanzar los 500 cuando logre la máxima producción.

Phi4Tech prevé levantar una fábrica de 177.000 metros cuadrados de superficie en una planta modular con una capacidad de producción anual de 10 GwH. La inversión prevista es de 400 millones de euros. La propuesta de la compañía consiste en crear un híbrido de batería y supercondensador de última generación que asegura la carga rápida, tiene una alta durabilidad y la mejor ratio carga/descarga del mercado.

Para la cualificación de los empleados, Phi4tech pretende crear un ecosistema de sociedad, universidad, formación profesional y administraciones, que haga posible la creación de valor no sólo económico sino también en formación de profesionales cualificados. Los promotores del proyecto tienen previsto entregar los planos al Ayuntamiento de Badajoz para tramitar su licencia urbanística, con la intención de que a finales de este año o comienzos 2022 comiencen los movimientos de tierra y a mediados de 2023 proceder a su inauguración.

Anuncios
Anuncios

A la hora de elegir Badajoz, los inversores han valorado la estratégica ubicación de la Plataforma Logística del Suroeste Europeo, con acceso directo al transporte ferroviario y su relativa cercanía a la mina de litio de Las Navas en el municipio cacereño de Cañaveral, distante a 130 kilómetros. Los directivos de la compañía aseguran que desde Badajoz tendrán acceso a todo el mundo a través de transporte intermodal, que permite utilizar desde una misma unidad de carga diversas modalidades logísticas.

La presentación de este proyecto ha tenido lugar este miércoles en Mérida, con la presencia del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; la consejera de Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García; y el consejero delegado de la empresa promotora, Phi4tech, Mario Celdrán. Asimismo han intervenido el socio referencial del conjunto empresarial del proyecto de Almacenamiento Energético para Extremadura, Alejandro Ayala; y el secretario general de Industria y de la PYME del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, Raúl Blanco Díaz.

Casi de forma paralela, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha aprovechado la inauguración del Foro Anfac para dar a conocer este proyecto integral de almacenamiento energético en Extremadura que se enmarca dentro del primer Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica que permitirá abordar la transición hacia el vehículo eléctrico y conectado. Precisamente uno de los tres pilares de este plan contempla la fabricación de baterías en España para no depender de terceros países, dado que España es el segundo país productor de automóviles de Europa y ha hecho una gran apuesta por las energías renovables.

INVERSIÓN EN LAS NAVAS

La fábrica de baterías de Badajoz forma parte de un proyecto integral de almacenamiento energético en el que también se incluye la extracción de litio en la mina de Las Navas de Cañaveral; la extracción de níquel en la mina de Aguablanca, en Monesterio; y la construcción en la provincia de Cáceres de una factoría de cátodos, en un lugar aún por determinar, con una inversión de 200 millones de euros y la creación de 360 puestos de trabajo. Phi4tech promoverá las fábricas de baterías y de cátodos, mientras que Lithium Iberia acometerá el proyecto minero de Las Navas y la fábrica de transformación de litio.

Con respecto al proyecto minero de litio en Las Navas se está trabajando en la redacción tanto del proyecto de explotación y el plan de restauración, como en el documento ambiental que dé respuesta a todas las determinaciones contenidas en el documento de alcance. La inversión total estimada es de unos 316 millones de euros (173 millones para la fábrica de transformación de litio más 143 millones para la mina y planta minera) con un empleo directo de 405 personas.

Respecto a la mina de Aguablanca, se pretende de reabrir y extraer níquel, oro y cobalto. Cuando esté en pleno rendimiento, estarán trabajando en Monesterio unas 350 personas. La Junta de Extremadura asegura que se trata de un proyecto integrador que comienza ya con una inversión global superior a los 1.000 millones de euros y que va a crear en conjunto 1.300 puestos de trabajo directos, a los que habrá que añadir los indirectos.