•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Numerosos colectivos vecinales, padres de alumnos y grupos ecologistas han solicitado una solución definitiva a un basurero incontrolado que la Junta de Extremadura y el Ayuntamiento de Navalmoral de la Mata han permitido durante los últimos cuatro años en las inmediaciones del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Zurbarán.

El vertedero ocupa buena parte de la superficie de las obras de urbanización del fracasado Proyecto de Interés Regional (PIR) Los Viñazos, donde la empresa pública Gestión de Infraestructuras, Suelo y Vivienda de Extremadura, S.A. (Gisvesa) y el Gobierno regional anunciaron la construcción de 862 viviendas que nunca han llegado a edificarse.

El basurero incontrolado afecta a ambas Administraciones, local y autonómica, pues las parcelas en las que se proyectaron las viviendas son propiedad de la Junta de Extremadura y los viales son de titularidad municipal, aunque nunca fueron recepcionadas las obras porque no se ejecutaron. El PIR Los Viñazos, ubicado junto a la carretera de Rosalejo, preveía la construcción de 862 viviendas sobre una superficie bruta de 181.928,06 metros cuadrados en los que se iban a edificar 467 pisos del Régimen de Vivienda Media, 344 del Plan Especial 60.000 y 51 del Régimen General de Protección Oficial.

Anuncios
Anuncios

En medio de un gran descampado a sólo unas decenas de metros de un centro educativo pueden encontrarse colchones, neumáticos, escombros de obras, cajas de plástico, basura orgánica e, incluso, restos de cadáveres de animales; todo ello en un estado de deterioro agravado por el paso del tiempo que ha permitido que crezca la vegetación entre los acerados. Los viales, perfectamente asfaltados y señalizados, también acumulan restos de basura, ya que el vallado inicial, ahora por los suelos, evitaba el acceso de los vehículos.

El Ayuntamiento de Navalmoral de la Mata ha explicado a LA MAÑANA de Radio Interior que el vertedero es competencia de la Junta de Extremadura y que la actuación municipal consiste en enviar a una patrulla periódicamente para realizar labores de limpieza. Un portavoz municipal indicó el pasado 24 de febrero a LA MAÑANA que el Ejecutivo regional estaba tratando de dar una solución mientras contemplaba la posibilidad de ceder el terreno al ayuntamiento. Sin embargo la Junta de Extremadura ni siquiera ha contestado a las distintas cuestiones que le han sido planteadas desde hace una semana y se ha limitado a indicar que es un asunto que están viendo los técnicos.

El PIR Los Viñazos es uno de los claros ejemplos de proyectos de dudoso interés regional y de la intromisión en la política municipal de vivienda en Extremadura, según el catedrático de Geografía Urbana y Regional de la Universidad de Extremadura, Antonio-José Campesino Fernández y el doctor en Geografía Víctor Jiménez Barrado. En un informe publicado en el Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles, los dos profesores consideran que este proyecto pone de manifiesto “la deriva que experimentó la Junta de Extremadura dentro del boom inmobiliario español”, con sus obras de urbanización prácticamente completas -viario, acerado y mobiliario urbano- pero sin un solo bloque de edificios.

Los autores del estudio achacan la paralización del proyecto de Navalmoral de la Mata a la incapacidad del mercado local para absorber tal cantidad de viviendas. De hecho, en el año 2007, el exalcalde de Navalmoral de la Mata y entonces presidente de la Agencia de la Vivienda de Extremadura, José Javier Corominas, anunció que se iban a construir inicialmente 567 viviendas de las 862 previstas. A pesar de que dos empresas resultaron adjudicatarias de las parcelas y se anunció que la obra sería ejecutada por el Grupo Empresarial Magenta por importe de 3.425.644 euros, aún no se ha puesto un solo ladrillo y lo que iba a ser una urbanización se ha convertido actualmente en un foco de infección.

      

 

 


Galería de imágenes