•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Muchas de las investigaciones que comparan los resultados financieros de empresas familiares con los de empresas no familiares, subrayan que las familiares superan a las demás. Sin embargo, varios estudios desde la investigación:  Board Composition, Balancing Family Influence in S&P 500 firms (Anderson, Reeb 2004) concluyen que al eliminar de la muestra de 500 empresas, aquellas que contaban con consejos de administración y consejeros independientes, las empresas familiares analizadas tenías resultados financieros inferiores a las no familiares. Desde entonces, varias investigaciones concluyen de forma análoga, que la empresa familiar, requiere no solo del compromiso del dueño de la familia empresaria, si no de la supervisión de un consejo de administración, con consejeros independientes, para lograr producir resultados financieros superiores en el largo plazo.

Por otro lado, en las empresas familiares conviven dos realidades distintas -familia y empresa- compuestas a su vez por otras, que deben ser gestionadas por separado para poder maximizar su valor, asegurar la sostenibilidad de la compañía a medio largo plazo, tanto minimizando y previniendo los riesgos, como maximizando el potencial de los recursos y complementando el conocimiento que la compañía necesita.

Estos es así, no sólo para evitar conflictos de intereses, riesgos derivados de conflictos afectivos o aportar recursos y conocimiento clave para el desarrollo de la compañía, sino para potenciar la competitividad de la empresa familiar, en el nuevo marco del capitalismo de stakeholders, que exige a las compañías gestionar su relación con todos los grupos de interés, más allá de los accionistas miembros de la familia.

Anuncios
Anuncios

En estos momentos de transformación, esta necesidad es mas importante que nunca y muchas de estas empresas familiares necesitarán de un consejo de administración con consejeros independientes para llevar a cabo transformaciones que las permitan seguir siendo competitivas, atraer inversores externos, afirmar su compromiso con la diversidad, el buen gobierno y el medio ambiente, y otros requerimientos exigidos por un consumidor cada vez mas exigente y por diferentes prescriptores del mercado, desde el legislador con exigencias de compliance, a organizaciones del tercer sector, políticas de sostenibilidad e índices y rankings que clasifican a las empresas con estrictos criterios relacionados con su compromiso social y su capacidad para generar valor para la sociedad en general. La percepción del consumidor sobre las políticas sociales de una compañía, pueden maximizar su valor o hundirlo con pasmosa rapidez. Cada día vemos más evidencias en los mercados. Ya no solo en los países tradicionales de economía capitalista, sino, tal y como hemos testimoniado en el reciente Foro de Davos,  en la nueva economía multilaterilazada impulsada por China, en la que los consumidores comparten exigencias globalistas, cada vez mas comunes, independientemente del mercado local.

En este marco, la fundación Woman Forward ha elaborado un curso para potenciales consejeras y consejeros, centrado en la relación de las empresas con los diferentes stake-holders, ideado para fortalecer el gobierno corporativo, crear consejos de administración que generen valor para el conjunto de stake-holders y sensibilizar a las empresas familiares sobre esta necesidad.

El curso que se ofrece on-line, con un número limitado de plazas presenciales, preferentemente dirigidas a mujeres para paliar su déficit de presencia en los consejos, busca formar de la manera mas práctica posible a potenciales consejeros, altos directivos interesados en el gobierno corporativo y en la realización del reporte de información no financiera, y empresas familiares que deseen establecer un consejo asesor o de administración o una nueva comisión de sostenibilidad.

Fuente original: Proa Comunicación


Galería de imágenes