•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Aproximadamente 200 vehículos de empresarios de Moraleja salieron durante la mañana de este martes a las calles del municipio y provocaron una sonora pitada en señal de protesta por la paralización de la actividad no esencial aprobada por la Junta de Extremadura que afecta a todos los municipios con una población de más de 3.000 habitantes.

Aunque inicialmente iniciaron la marcha más de 150 turismos, camiones y furgonetas, la Asociación de Empresarios Rivera de Gata informó que con posterioridad se sumaron otros 50 vehículos que se incorporaron a la protesta para reivindicar la reapertura de los establecimientos comerciales.

De este modo, el comercio y la hostelería expresó su malestar por el cierre de la actividad no esencial con una cola kilométrica de vehículos que obligó a paralizar el tráfico en las avenidas de Pureza Canelo y Lusitania de Moraleja. La reivindicación surgió con el objetivo de mostrar el descontento de profesionales, autónomos y empresarios con las medidas puestas en marcha por el Ejecutivo regional y con la incertidumbre de saber si serán prorrogadas mañana en la reunión del Consejo de Gobierno.

Anuncios
Anuncios

Los manifestantes iniciaron la protesta en el Polígono El Postuero y recorrieron las dos arterias más transitadas de la localidad, las avenidas de Lusitania y de Pureza Canelo, además del Polígono La Cañada y otras calles del municipio. Provistos con sus mascarillas, respetando las medidas de seguridad y en sus propios vehículos, los empresarios siguen luchando por conseguir la reapertura de sus negocios a pesar de las medidas restrictivas.

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local junto con efectivos de Protección Civil de Moraleja se encargaron de controlar el dispositivo, que transcurrió sin incidentes, aunque fue necesario controlar los puntos más conflictivos de tráfico.

La protesta se prolongó por espacio de casi una hora y media y estaba encabezada por el presidente de la Asociación de Empresarios Rivera de Gata (Arigata), José Luis Clemente, junto a numerosos autónomos y propietarios de negocios del municipio que han recorrido las calles de Moraleja para hacer pública la difícil situación económica que están atravesando. Clemente ha mostrado en numerosas ocasiones su malestar con las medidas de la Junta de Extremadura para reducir la alta incidencia de contagios por Covid-19 en la región y considera que el comercio y la hostelería no son focos de propagación del virus.

“Los empresarios de los establecimientos de estas actividades empresariales han realizado con gran esfuerzo las inversiones necesarias para reducir los contagios en sus locales y cumplir con las medidas de seguridad higiénico-sanitarias establecidas por Salud Pública”, indicó el presidente de Arigata.

Estas medidas ponen en el foco a sectores que, en su opinión, se encuentran cada vez más en una situación crítica después de meses de cierres obligatorios y restricciones que se repiten continuamente sin contar con el apoyo adecuado, ni económico ni administrativo. Por ello, desde Arigata han movilizado a los empresarios que luchan cada día para mantener en pie sus establecimientos comerciales.


Galería de imágenes