•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Juzgado de lo Penal número 1 de Cáceres ha condenado a una mujer del municipio cacereño de Moraleja a un año y nueve meses de prisión por contratar un paquete de telefonía de Movistar Fusión con una identidad falsa que le permitió hacerse pasar por otra persona.

La sentencia considera a la condenada autora de un delito continuado de falsedad en documento mercantil en relación de concurso medial con un delito de estafa por hacerse pasar por una persona a la que había alquilado un piso para cometer los hechos.

Según la sentencia, que es firme tras haber alcanzado un acuerdo las partes, la mujer dio de alta varias líneas de teléfonos con datos asociados y promociones de televisión del paquete Movistar Fusión y su consentimiento en la grabación oportuna que hubo de realizar con la compañía. De este modo recibió en su domicilio los aparatos y conexiones necesarios para ver la televisión y utilizar los teléfonos y ocasionó “gastos importantes” que nunca fueron cobrados, ya que dio como número de cuenta para la domiciliación de los recibos bancarios uno no auténtico.

Anuncios
Anuncios

Movistar inició gestiones de cobro contra la titular de la cuenta bancaria y se descubrió que la identidad que proporcionó la acusada se correspondía en realidad con la de una persona a la que alquiló un piso en Cáceres. Asimismo, la dirección del contrato y del suministro se realizó en una vivienda de la Travesía del Camino de La Moheda de Moraleja, que era el domicilio de la acusada.

Una vez denunciados los hechos y autorizada judicialmente la obtención de datos, y a través del sistema de intercambio de comunicación seguro implementado entre la operadora y la Policía Nacional, se adjuntaron varios archivos que fueron claves para esclarecer los hechos.

En uno de ellos constaba la grabación con la voz de la acusada en el momento en que formalizó el contrato verbalmente con la operadora, que posteriormente solicitó un cambio de número de línea también con su voz. En otro archivo figura un audio en el que la autora de los hechos se identifica como titular de la línea y aporta los datos de la denunciante para solicitar la activación del “paquete fútbol” de Movistar. Por último figura un documento en el que constan los datos de facturación y las fechas de alta y baja de la línea.

La acusada logró mantener activos los servicios contratados sin abonar el importe correspondiente desde el 18 de enero hasta el 29 de agosto de 2017, en la que la compañía decidió darle de baja por impago. El importe total de las facturas y gastos realizados por la condenada asciende a 530,31 euros, una cantidad que fue asumida por Movistar, que no quiso reclamar en la causa y optó únicamente por incluirla en un fichero de morosos. Sin embargo, la denunciante deberá ser indemnizada con 300 euros en concepto de daños morales más los intereses legales devengados.


Galería de imágenes