•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un hombre ha sido condenado a nueve meses de prisión por un delito de intrusismo profesional. El varón ejercía de fisioterapeuta en las localidades cacereñas de Montehermoso y Mohedas de Granadilla sin tener el título para ello.

La sentencia se produjo de una denuncia presentada ante la Guardia Civil por el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Extremadura en enero de 2018, tras el aviso recibido por un ciudadano.

Ahora, el Juzgado de lo Penal de Plasencia ha dictado una sentencia en la que señala que este hombre ejerció como falso fisioterapeuta durante 2017 y 2018, cuando realizó funciones y actos propios de la profesión para la cual no estaba habilitado al carecer de la titulación universitaria requerida para ello.

En concreto, actuó en dos centros privados ubicados en la localidad de Montehermoso y en la localidad de Mohedas de Granadilla, y también ejercía como fisioterapeuta en un centro de estética y peluquería en un establecimiento que no cumplía con los requisitos legales, donde realizaba masajes y tratamientos específicos, y se dió a conocer en dichas localidades como fisioterapeuta legamente habilitado, según señala el Colegio de Fisioterapeutas de Extremadura en nota de prensa.

Además, el ahora condenado se anunciaba públicamente como fisioterapeuta, presentándose en las redes sociales como “jefe de equipo de fisioterapia”, e incluso hacía patrocinio deportivo de equipos de fútbol sala.


Galería de imágenes