•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El coronavirus, el virus del Nilo y la falta de personal sanitario durante la época estival ha provocado que desciendan las reservar del Banco de Sangre en Extremadura. En años anteriores, la cifra en el mes de octubre, rondaba las 700 bolsas, un descenso considerable este 2020 en el que no se superan las 400.

A pesar de este descenso, tal y como ha apuntado el director del Banco de Sangre, José María Brull, “las bolsas de sangre están garantizadas en Extremadura”.

Brull ha apuntado que las razones principales de este descenso en el número de bolsas vienen dado a la falta de personal sanitario, especialmente durante la época estival. Otro de los impedimentos en este año ha sido el virus del Nilo y el coronavirus.

El Director del Banco de Sangre ha señalado que el número de donantes no ha descendido en la región, pero sí han surgido impedimentos a lo largo este año que han afectado a la cifra de colectas.

Este mes de octubre las unidades móviles del Banco de Sangre y Tejidos de Extremadura (BSE) esperan recoger unas 4.050 donaciones, que equivalen a unos 2.000 litros de sangre, en las 65 colectas que realizarán por todo el territorio regional.

Los donantes podrán solicitar cita previa para realizar su donación en cualquiera de las localidades que visitan diariamente las unidades móviles del BSE, llamando al teléfono 924 314 686, en horario de 8.30 horas a 14.30 horas, donde se les asignará un tramo horario determinado para evitar las aglomeraciones que suelen producirse en las colectas, sobre todo a primera y última hora.

El Banco de Sangre ha mantenido su actividad ininterrumpidamente durante toda la crisis sanitaria causada por el coronavirus SARS-CoV-2, recogiendo donaciones con sus equipos de las unidades móviles por el territorio regional durante seis días a la semana, como todos los años.

Desde que se inició la crisis sanitaria causada por el coronavirus, los responsables del BSE han debido modificar los procedimientos y las prácticas habituales de las colectas para adaptarse a las normas y recomendaciones sobre higiene y distancia social, adoptando medidas como la reducción del número de camillas para los donantes en locales pequeños, o el traslado a lugares más espaciosos que los habituales.

Puede donar sangre cualquier persona sana, de entre 18 y 65 años de edad, que se encuentre bien de salud y pese un mínimo de 50 kilos, si bien hay situaciones que contraindican la donación, ya sea porque podrían causar un perjuicio al donante o porque podrían suponer un riesgo para el receptor.3


Galería de imágenes