•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una paciente de 58 años de Don Benito se ha convertido en la segunda persona de Extremadura contagiada por el virus del Nilo. El primer caso se dio a conocer por parte de la Dirección General de Salud Pública el pasado 23 de septiembre.

Este segundo caso de fiebre por virus del Nilo Occidental (FVNO) se ha detectado en Don Benito, lugar de procedencia de la primera paciente contagiada,  una mujer de 52 años residente en la localidad de Valdetorres, en la zona de Mérida. La mujer ha tenido que estar varios días ingresadas en un centro hospitalario y fue dada de alta el pasado día 26, según los datos oficiales.

La primera paciente comenzó con síntomas de cansancio y dolores musculares que llevaron a su ingreso en el hospital Don Benito-Villanueva el pasado día 12 por cuadro febril de 40º. Actualmente no hay una vacuna, ni tratamientos específicos para abordar esta enfermedad. Según los expertos, lo habitual es el uso de analgésicos para reducir la fiebre.

En los casos más graves, se procede a la hospitalización de los pacientes para que reciban tratamiento como puede ser el suministro de líquidos por vía intravenosa, medicamentos para el dolor y cuidados de enfermería.

Tras el primer caso, la Junta abrió una investigación que  incluye la vigilancia entomológica específica de la zona de residencia de la paciente para  comprobar si existe circulación de mosquitos que pueda actuar como transmisores de la enfermedad.

Para ello se han colocado trampas para capturar estos insectos y para determinar la posible presencia del virus en los capturados. Una vez recogidas las trampas indicadas, se procede a la contratación de servicio biocida para tratamiento de control vectores en la zona, tal y como ha confirmado la Junta de Extremadura.

Cabe recordar que el pasado 7 de septiembre, la  Junta de Extremadura comunicó a la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria (RASVE) del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación dos casos positivos de fiebre del valle del Nilo en caballos en los municipios pacenses de Santa Amalia y Guareña.

Los servicios oficiales veterinarios recogieron muestras de dos caballos en estas localidades el pasado 31 de agosto tras la comunicación de los veterinarios de dichas explotaciones de que mostraban signos compatibles con la enfermedad.

Ya en el año 2018 se detectaron dos focos en équidos Extremadura y otros tres focos en aves silvestres, en concreto en dos mochuelos y en un azor.


Galería de imágenes