•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La pandemia ha causado estragos durante la última semana en Extremadura al registrarse unas cifras que, en algunas jornadas, han estado muy por encima de las anotadas en los peores momentos de la crisis sanitaria mientras se encontraba en vigor el estado de alarma.

El resultado de estos siete días ha sido demoledor: 1.691 nuevos contagiados por Covid-19 y 12 fallecidos que elevan la cifra de víctimas mortales a 550 pérdidas humanas desde el inicio de la pandemia.

Lejos de estabilizarse, los nuevos contagios han ido en aumento a medida que transcurrían los días; comenzó la semana con 152 nuevos contagios en 24 horas y ha concluido con 209 el domingo, si bien el pico de estos siete últimos días se registró el sábado, cuando se notificaron 373 casos positivos en una sola jornada.

La situación llegó a tal extremo en algunos lugares que el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura, en reunión extraordinaria celebrada el sábado, acordó adoptar medidas excepcionales en materia de Salud Pública en la ciudad de Badajoz para frenar la transmisión de la Covid-19, lo que en la práctica supone un retroceso a la fase 2 de la desescalada con algunas matizaciones. La capital pacense se encuentra sometida a un estricto control de los aforos que no afecta a la movilidad ni a la esfera educativa.

El primer fallecido de la semana se notificó el martes y desde entonces no ha habido tregua: un muerto el miércoles, dos el jueves, cuatro el viernes, dos el sábado y otros dos el domingo. El martes Extremadura registró 206 casos positivos confirmados por PCR con una víctima en el área de salud Don Benito-Villanueva.

El miércoles hubo 225 casos positivos de Covid-19 confirmados por PCR y se dio a conocer una nueva víctima mortal en el área de salud de Llerena-Zafra, una mujer de 81 años de Valencia de las Torres que permanecía ingresada en el hospital de Llerena desde el pasado 8 de septiembre.

Los dos fallecidos del jueves colocaban a Extremadura en una situación preocupante, con 261 casos positivos de Covid-19 y 127 personas ingresadas en los hospitales extremeños, de las que 16 se encontraban en cuidados intensivos.

Lo peor de la semana se vivió el viernes, aunque los datos corresponden siempre a la jornada anterior.  En la antesala del fin de semana hubo 265 casos positivos de Covid-19 confirmados por PCR y la Dirección General de Salud Pública dio a conocer el fallecimiento de cuatro personas.

El fin de semana se han notificado otras cuatro víctimas mortales, dos el sábado y otras dos el domingo. El sábado hubo 373 casos positivos y el domingo 209. La jornada festiva de esta última semana ha cerrado con unos datos demoledores: ya hay 151 personas ingresadas en los hospitales extremeños, 16 pacientes se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de algún centro hospitalario de la región y la cifra total de fallecidos desde el inicio de la pandemia es de 550 personas.


Galería de imágenes