•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este lunes el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida iniciará los trabajos de adecuación y reposición del pavimento del descendedero del Puente Romano sobre el río Guadiana, más próximo a la Alcazaba Árabe, según Proyecto realizado y promovido por el Ayuntamiento de Mérida.

Desde el ayuntamiento se informa a la ciudadanía que durante los primeros cuatro días de trabajo se cortará el tránsito de peatones por este punto debido a la presencia de maquinaria que retirará la actual pavimentación. Una vez concluidos esos trabajos iniciales, se abrirá de manera parcial dicho paso, pudiendo complementarse con la obra.

El ayuntamiento mejorará el actual aspecto del descendedero del Puente Romano con la mejora de su pavimento y la limpieza del mismo. “Se trata de una intervención necesaria para garantizar la pervivencia de este bien, con obras de conservación y restauración de urgencia en un tramo muy deteriorado y que ha sufrido importantes desprendimientos y dificultad del tránsito peatonal”, afirma Carmen Yañez, portavoz del equipo de Gobierno, quien aclara que las mejoras en este lugar se realizan con el asesoramiento técnico del Consorcio de la Ciudad Monumental.

El actual tablero de esta zona del puente está formado por un pavimento de piedras natural con forma de rajuela, es decir, piedras de río, en bolos o gravas de gran tamaño. Al ser los cantos de gran formato dificultan el tránsito peatonal. Además, en algunas zonas del lugar existen lagunas que han perdido parte de este empedrado. También, y tras el estudio que ha realizado la delegación de Urbanismo del ayuntamiento de Mérida, se observan diferentes parcheados que se han realizado a lo largo del tiempo.

La intervención, que va a llevar a cabo el equipo de Gobierno, también incidirá sobre la limpieza de la vegetación entre el tablero del puente y los pretiles. Por ello se eliminará dicha vegetación y se levantará el actual pavimento en mal estado. Estas intervenciones se realizarán por medios manuales para no afectar al monumento.

En la obra se realizarán los llamados rejuntados en los paramentos con el objetivo de evitar en el futuro la entrada de agua y arena que palie el crecimiento de la vegetación. La pavimentación nueva seguirá los criterios de la actual, manteniendo la armonía con el resto del puente pero, haciéndolo más confortable y accesible para el tránsito de peatones. Para ello se utilizarán materiales naturales para su colocación. El nuevo pavimento será de piedra similar al ya existente pero de calibre inferior. El presupuesto de la obra es de 46.007 euros.

 


Galería de imágenes