•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los 14 municipios del entorno de Monfragüe han incrementado el número de parados un 82% en el transcurso de los últimos diez años y la evolución de sus estadísticas es peor a la media registrada en el conjunto de la provincia de Cáceres, según un informe realizado por la Fundación Artemisan.

Según estos datos, estos municipios han perdido un 2% de su población en la última década, a lo que se suma el descenso de la renta familiar disponible en todos los pueblos de la zona. Los municipios afectados son Serradilla, Torrejón El Rubio, Malpartida de Plasencia, Jaraicejo, Serrejón, Toril, Casas de Miravete, Casas de Millán, Mirabel, Romangordo, Deleitosa, Casatejada, Higuera de Albalat y Saucedilla.

Estas 14 localidades del entorno de Monfragüe, declarado Parque Nacional en 2007, se verán afectadas por una medida que, según esta fundación, les perjudicará aún más, como la prohibición de cazar en Parques Nacionales que entrará en vigor el próximo 5 de diciembre, una vez finalizada la moratoria establecida para la Ley 30/2014.

“Tendrá graves consecuencias socio económicas para los municipios del entorno de estos espacios”, ha asegurado Artemisan, una organización privada sin ánimo de lucro que trabaja para promover la gestión y conservación de especies de fauna y flora y el “aprovechamiento sostenible de especies cinegéticas”.

Según señala la fundación, esta medida no solo afectará a los propietarios de las fincas, que tendrán que ser recompensados con importantes indemnizaciones publicas en un momento tan complicado como el que afronta el país, sino que también agravará la ya complicada situación de la economía de la zona.

Artemisan está convencida de que la prohibición supondrá un aumento aún mayor del desempleo y un mayor abandono del medio rural “en un momento en el que el país necesita que todos sus recursos sean debidamente aprovechados y cuando la despoblación se ha posicionado como un problema de gran relevancia en la agenda política y social”.

Muchos de los habitantes de los pueblos situados en el interior de Monfragüe o en zonas limítrofes viven de la caza y, sobre todo, de las monterías que se organizan en las fincas situadas en el interior del parque, a lo que habría que añadir el perjuicio económico provocado a hoteles, alojamientos rurales, restaurantes, gasolineras, rehalas y muchos colectivos y negocios más que también resultarán afectados.

La Fundación Artemisan y la Federación Extremeña de Caza han coordinado la elaboración de un informe con las universidades de Extremadura y Castilla-La Mancha, que revela que en la última década los municipios del entorno de los Parques Nacionales de Monfragüe y Cabañeros han perdido población, renta y empleo.

Para tratar de evitar las “graves consecuencias” de esta medida, la Fundación Artemisan ha puesto en marcha una ronda de reuniones con los diferentes partidos políticos, representantes de medio ambiente en el Congreso y el Senado y con los ministerios de Agricultura y Transición Ecológica, con el objetivo de proponer alternativas y buscar soluciones a esta situación que, asegura, supondrá un golpe definitivo a la España vaciada el próximo 5 de diciembre.


Galería de imágenes