•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los 86 vecinos de la alquería de Rubiaco, perteneciente al municipio cacereño de Nuñomoral, se encuentran confinados después de haber surgido un brote de Covid-19 que afecta ya a 13 personas de la población.

El brote de Covid declarado en esta entidad de la comarca de Hurdes ha obligado a las autoridades sanitarias a realizar las PCR a todos los vecinos que residen en la alquería, a los que el ayuntamiento ha recordado que deben permanecer en aislamiento domiciliario durante 14 días, independientemente de que el resultado de la prueba sea positivo o negativo.

El rastreo sanitario realizado ha permitido conocer que el brote tiene su origen en un caso importado de la Comunidad de Madrid y pudo producirse durante la celebración de un partido de fútbol que tuvo lugar en esta entidad. Al parecer, un joven madrileño que dio positivo pudo contagiar a varios de los participantes en el encuentro con los que mantuvo contacto, según el concejal Sergio Martín.

La Consejería de Sanidad de la Junta de Extremadura declaró el brote en esta alquería el pasado viernes. El ayuntamiento ha pedido a los vecinos que no salgan de sus domicilios, lo que en la práctica supone un confinamiento de la población. De hecho, el ayuntamiento ha activado un protocolo especial para la distribución de alimentos y medicamentos para todas las personas confinadas en una entidad que se caracteriza por la elevada edad de sus residentes.

La Junta de Extremadura ha confirmado que se han realizado 86 PCR y no se descarta que se eleve el número de contagios en los próximos días, a medida que se vayan conociendo los resultados de las pruebas. Sin embargo la Consejería de Sanidad no ha solicitado autorización judicial para el confinamiento de la población, que se ha realizado de manera unilateral y voluntaria por parte del ayuntamiento como medida de prevención para atajar el número de contagios.

«Esto no es un juego y si queremos que esto pase pronto y sin lamentar males mayores hay que cumplir las medidas sanitarias», ha afirmado el alcalde, Juan Carlos Sendín, en un comunicado dirigido a los habitantes de esta zona rural del norte de Extremadura.

Durante la jornada del martes se han realizado las pruebas para detectar el virus en la plaza de la pequeña alquería de Rubiaco y de momento en Nuñomoral se ha suspendido el mercadillo de los miércoles «hasta nueva orden» debido al brote de coronavirus que ha sido dado a conocer por el consistorio y que la Junta de Extremadura aún no ha notificado al Ministerio de Sanidad.

El ayuntamiento ha habilitado dos líneas telefónicas para atender a los personas que se encuentran aisladas puedan cubrir sus necesidades básicas y además ha puesto a disposición de los vecinos los números móviles del alcalde y de un concejal.