•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Plan Nacional de Infraestructuras de Portugal 2024-2030 ha dado respuesta a una reivindicación histórica y contempla la unión por autovía de la ciudad de Castelo Branco con la frontera de Monfortinho, población lusa ubicada a unos 30 kilómetros de Moraleja.

De este modo la vía IC31 Castelo Branco-Termas de Monfortinho estará conectada con España a través de la A-23. Ahora sólo falta que la Junta de Extremadura asuma el compromiso adquirido en su día de prolongar la EX-A1 desde Moraleja hasta la frontera con Portugal, petición que desde hace años también los alcaldes de esta zona rayana llevan demandando al Gobierno extremeño. Son aproximadamente 18 kilómetros en territorio regional que están pendientes de ejecución.

Está prevista una próxima cumbre hispano lusa en la ciudad de Guarda (Portugal) y esta futura vía de comunicación se presentará como uno de los proyectos emblemáticos para unir las zonas transfronterizas de España y Portugal. Según avanzó el presidente de la Cámara Municipal de Idanha a Nova, Armindo Jacinto, el plazo de construcción de la autovía se extenderá desde 2024 hasta 2030.

Jacinto ha resaltado que la futura infraestructura pondrá en valor la Región Centro de Portugal y su ejecución «posicionará y reafirmará a la pequeña población de Termas de Monfotinho como la gran puerta de entrada al centro del país para turistas y transportistas».

«Es una inversión que generará desarrollo económico y social, que acercará Portugal a Europa y aumentará la competitividad territorial y reforzará la cohesión interna de nuestro país», ha afirmado Armindo Jacinto, quien ha recordado que esta infraestructura no debe condicionarse a los cambios de ciclo político.

El alcalde de Moraleja, César Herrero, ha reivindicado esta autovía desde hace tiempo. La nueva vía lusa y la extensión de la EX-A1 hasta la frontera con Portugal permitirán posicionar Moraleja como punto estratégico en la Península Ibérica para conectar empresas con Madrid y Lisboa.

De hecho, Herrero ha manifestado en reiteradas ocasiones que Moraleja está preparada para ser el municipio en el que pudieran asentarse nuevas empresas que llegasen a la zona gracias a la futura autovía internacional.

Cabe destacar que Idanha y Moraleja trabajan conjuntamente en varios proyectos de desarrollo y cohesión como es el caso de la Feria Rayana que este año debía haberse celebrado en agosto en la localidad cacereña pero la Covid-19 impidió  su organización y desarrollo.