•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
La Confederación Regional Empresarial Extremeña (Creex) ha señalado que el turismo en la región “recupera algo de pulso”, a pesar de que las cifras sean inferiores a otros años.

De hecho, según la confederación, el mes de julio ha supuesto un repunte para el sector turístico extremeño, «cuestión lógica si se tiene en cuenta que ha sido el primer mes en el que el estado de alarma no estaba vigente».

Así y según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) difundidas este lunes, el número de viajeros alcanzó los 73.237 frente a los menos de 23.000 de junio, y el de pernoctaciones se situó en 119.636, frente a las poco más de 40.000 de junio.

Desde la Confederación Regional Empresarial Extremeña se ha valorado «como positivo, con matices, este repunte» y su secretario general, Javier Peinado, ha precisado que se partía de cifras muy bajas en los meses anteriores y que la actividad estaba «fuertemente lastrada por las restricciones sanitarias».

Peinado ha puesto el acento en la comparativa entre julio de 2019 y julio de 2020 y ha señalado que en julio del pasado año Extremadura alcanzaba los 142.000 viajeros y sobrepasaba las 227.000 pernoctaciones, «es decir, el doble que ahora, lo que da una idea más precisa de la situación».

“En el periodo marzo-julio del año pasado tuvimos casi 675.000 viajeros y más de 1.155.000 pernoctaciones, mientras que en el mismo periodo de este año los viajeros no han llegado a los 149.000 y las pernoctaciones quedan por debajo de las 254.000, lo que supone en ambos casos caídas de negocio que rondan el 80 por ciento», ha subrayado Peinado.

A pesar de ello, ha asegurado que la situación del sector turístico es de «extrema urgencia, con riesgo claro de cierres masivos de empresas y pérdidas de miles de empleos dado que la capacidad de aguante de muchos empresarios está ya al límite, cuando no sobrepasada».

Por ello, nuevamente ha reclamado al Gobierno que prorrogue los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) “en condiciones que no sean gravosas para las empresas y autónomos que necesitan oxígeno».